Foto: Armando Díaz
COMPARTE

Comer lentejas para llamar la prosperidad este 31 de diciembre, es un gusto que muy pocas personas podrán darse este año. Esta tradición la cumplieron algunas familias con mucho esfuerzo en el 2016, pero esta vez será imposible, sobre todo para los trabajadores que ganan salario mínimo.

El kilo de lentejas se estaba ofreciendo en el mercado periférico de La Candelaria en 200 mil bolívares. Realmente eran contados los puestos donde había disposición de vender este producto alimenticio, pues los comerciantes del ramo decidieron no traerlo más, porque la gente no lo compra.

Según algunos comerciantes, las familias están sustituyendo las lentejas por frijol bayo, que es lo más barato que se consigue, pues el kilo cuesta 60 mil bolívares.

Imposible sustituirlas por arvejas o caraotas rojas, pues también están en 200 mil bolívares el kilo.

No hay que olvidar que las lentejas o cualquier grano, no se preparan con sal y ya. Para sazonarlas se debe utilizar cebolla, ajo y cilantro, además de condimentos. La cebolla, por ejemplo está tan cara, que una de tamaño pequeña llega a costar 10 mil bolívares. Si se utiliza hueso ahumado, se incrementa el gasto en este típico plato de fin de año, que quedó solo para las personas adineradas, debido a la crisis económica que se vive en el país.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.