Después de que un derrame de crudo causara un desastre ambiental en dos arroyos del departamento colombiano de Santander (noreste), autoridades, comunidades e instituciones están en una titánica tarea para contener los efectos de la catástrofe.

Veterinarios, pescadores y funcionarios, entre ellos de la petrolera estatal Ecopetrol -de cuyo pozo La Lizama 158 emanaron cerca de 550 barriles de crudo que cayeron sobre las quebradas La Lizama y Caño Muerto, afluentes del río Sogamoso que también resultó contaminado- trabajan sin descanso para detener el daño a la naturaleza.

El pozo La Lizama 158 está ubicado en el corregimiento (aldea) de La Fortuna, en el municipio de Barrancabermeja, una zona en la que además de petróleo hay una frondosa y variada vegetación, así como fincas donde se cultiva principalmente la palma de aceite.

En el camino que conduce de la cabecera municipal al punto de desembocadura de la quebrada Caño Muerto en el río Sogamoso, se ve a la gente trabajar para hacer frente a la tragedia, como es el caso de un hombre que carga en brazos a una iguana empapada de crudo afectada por el derrame.

En la desembocadura de Caño Muerto los pescadores unieron esfuerzos con los funcionarios de Ecopetrol para descontaminar las fuentes hídricas y evitar que se expanda el petróleo vertido, que dejó su mancha en plantas de la zona que murieron y tuvieron que ser puestas en piscinas para evitar su contacto con las demás especies.

Como consecuencia, zonas aledañas a los afluentes están desforestadas e incluso cada paso de las personas hace brotar del suelo embebido petróleo, ese mismo hidrocarburo que está contenido con barreras en algunos puntos de las quebradas para que no siga su camino de destrucción.

Pablo Gil Rincón, uno de los pescadores que lidera la ayuda comunitaria en el plan de contingencia, relató a Efe que su conocimiento del río Sogamoso les permite hacer una tarea “bien hecha” para evitar que haya una afectación mayor del afluente y que su recuperación “sea más saludable”.

Ecopetrol, a través de una empresa contratista, ha contratado pescadores para hacer la labor de descontaminación de las orillas y los sitios en donde están los focos de contaminación urgente.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.