Bastianini desespera a sus rivales
El italiano Enea "La Bestia" Bastianini (Ducati Desmosedici GP21). Foto: Cortesía

El italiano Enea «La Bestia» Bastianini (Ducati Desmosedici GP21) desesperó a todos sus rivales, en particular a su compatriota Francesco «Pecco» Bagnaia (Ducati Desmosedici GP22), para conseguir su tercera victoria de la temporada, en el Gran Premio de Francia de MotoGP disputado en Le Mans, junto al australiano Jack MIller (Ducati Desmsedici GP22) y el español Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP) en el podio.

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), ocho veces campeón del mundo de motociclismo, acabó sexto la carrera francesa.

Bastianini que forzó la caída de Bagnaia tras superarlo, se puso líder de la carrera en el vigésimo primer giro y ya no abandonó su posición de privilegio hasta la bajada de la bandera de cuadros; la cuarta plaza del francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) le permite continuar líder de la competición con 102 puntos, cuatro más que Aleix Espargaró y ocho respecto al italiano Enea Bastianini.

Bastianini suma la tercera victoria del año

El francés Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP22) tuvo que cumplir con la penalización que le impusieron por molestar al español Pol Espargaró (Repsol Honda RC 213 V) durante la segunda clasificación, lo que le obligó a perder tres posiciones en la formación de salida, desde la sexta a la novena.

El australiano Jack Miller (Ducati Desmoseici GP22) sorprendió a su compañero de equipo y autor de la «pole position», el italiano Francesco «Pecco» Bagnaia (Ducati Desmosedici GP22), al salir como un auténtico misil y poner ya algunos metros de ventaja sobre sus rivales a final de recta, mientras que los españoles Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP) y Alex Rins (Suzuki GSX RR) se las tenían tiesas y Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) superaba al líder del campeonato, el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) y al japonés Takaaki Nakagami (Honda RC 213 V).

Con Miller tirando delante, Aleix Espargaró recuperó la sexta plaza de las manos de Marc Márquez, mientras seguía la estela de Alex Rins (Suzuki GSX RR) -que era tercero, aunque en la tercera vuelta se fue largo en la curva tres y al entrar en la curva cuatro no pudo controlar la moto y acabó por los suelos-, el italiano Enea Bastianini (Ducati Desmosedici GP21) y de Joan Mir (Suzuki GSX RR).

«Colada» del australiano

Bagnaia pasó a Miller en la cuarta vuelta, al aprovechar una «colada» del australiano, el mismo giro en el que Quartararo superó a Marc Márquez y en cabeza ya comenzaba a definirse un grupo formado por Bagnaia, Miller, Bastianini, Mir y Aleix Espargaró, con unos metros de ventaja sobre Quartararo y Márquez.

Aunque Bagnaia se mantuvo al frente de la carrera, no logró destacarse ni de Miller ni de Bastianini, que se fue acercando a ellos hasta «engancharse» con ellos y llevarse tras su estela a Joan Mir, con Aleix Esparagró, Fabio Quartararo y Marc Márquez un poco más atrás, en tanto que el australiano Remy Gardner (KTM RC 16) y el español Raúl Fernández (KTM RC 16), quedaban fuera de carrera por sendas caídas.

El piloto de Repsol Honda fue el primero en dar muestras de no aguantar el ritmo de los pilotos de cabeza y poco a poco se fue quedando rezagado en el séptimo lugar.

Joan Mir fue el protagonista de la siguiente caída, en la curva catorce de la decimocuarta vuelta, cuando ocupaba la cuarta plaza a escasamente medio segundo del australiano Jack Miller, al que había superado el italiano Enea Bastianini.

«Pegar un tirón»

La carrera ganó en intensidad en esos instantes, pues Bagnaia sabía que llevaba tras su estela a su compatriota mientras que Miller parecía perder algo de «fuelle», lo que le obligó a intentar pegar un tirón que le permitiese mantener el liderato de la carrera, en tanto que más atrás los 110 mil espectadores de Le Mans clamaban espectacularmente con el adelantamiento de Johann Zarco a Marc Márquez.

En esa misma vuelta, la decimoséptima, la carrera perdió a otro de sus componentes, el español Jorge Martín (Ducati Desmosedici GP22), que se fue por los suelos en la curva nueve para mantener «su particular» tradición de no puntuar nunca en el circuito francés, en ninguna de las categorías del campeonato del mundo de motociclismo.

Desde ese momento, con ocho vueltas por delante hasta la finalización de la carrera, la misma se convirtió en un duelo por la victoria entre el dúo formado por «Pecco» Bagnaia y Enea Bastianini, que tenían ya a más de dos segundos a un Jack Miller al que habían alcanzado tanto Aleix Espargaró como Fabio Quartararo.

En el vigésimo primer giro «La Bestia» Bastianini pasó por primera vez a Bagnaia, pero poco después se «coló» en la curva ocho el piloto oficial de Ducati, y su rival recuperó la plaza para ejercer de líder por primera vez mientras Bagnaia se iba por los suelos entre las curvas trece y catorce.

«La Bestia» se había quedado sola en cabeza de carrera y ya camino de su tercera victoria de la temporada.

A más de dos segundos estaba Jack Miller y éste contaba con poco más de un segundo de ventaja sobre Aleix Espargaró y Fabio Quartararo, que se pelearon por el último peldaño del podio francés y en ese orden acabaron, con Marc Márquez sexto, Maverick Viñales (APrilia RS-GP) en la décima posición, delante de Pol Espargaró (Aprilia RS-GP), y Alex Márquez (Honda RC 213 V), decimocuarto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.