La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió este miércoles al Estado de Venezuela a investigar los “probables actos de tortura” a los que fue sometido el militar Rafael Acosta Arévalo antes de morir.

En un comunicado, la CIDH expresó “alarma y preocupación” por el fallecimiento del capitán de corbeta Acosta Arévalo “por probables actos de tortura” e instó “a las autoridades a investigar los hechos, juzgar y sancionar a los responsables”.

“La CIDH condena la tortura y espera el compromiso de todos los Estados para combatirla”, manifestó la presidenta del organismo, Esmeralda Arosemena de Troitiño, según recoge la nota.

El Gobierno venezolano confirmó el sábado pasado la muerte de Acosta Arévalo, quien se encontraba bajo custodia de los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y que fue señalado por participar supuestamente en una conspiración para derrocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Dos militares de la Guardia Nacional Bolivariana han sido detenidos por su supuesta responsabilidad en esa muerte.

Según su defensa y portavoces de la oposición, Acosta Arévalo fue torturado hasta la muerte y la última vez que se le vio con vida, cuando se presentó ante un tribunal militar, no podía mantenerse en pie o hablar.

Al respecto, con base en la información que ha recibido, la CIDH apunta que el militar “estaba en silla de ruedas, tenía las uñas ensangrentadas, no podía hablar y solo asentía cuando le preguntaban si había sido torturado en la Dgcim”.

El pasado 22 de mayo, la Comisión ya expresó preocupación por el “recrudecimiento” de las condiciones de detención en la Dgcim y dijo que había recibido información “alarmante” sobre supuestas torturas, así como tratos inhumanos, crueles y degradantes.

En su nota, la CIDH reiteró que el Estado venezolano tiene el deber de investigar “de oficio y con la debida diligencia” todas aquellas muertes de personas que se encuentran bajo su custodia.

Y señaló que esas “investigaciones no solo deben estar orientadas a establecer los responsables materiales de los hechos, sino también a los posibles autores intelectuales y a aquellas autoridades que pudieran ser responsables por acción u omisión”.

LA CIDH, con sede en Washington, es un organismo técnico que se encarga de la promoción de los derechos humanos en el continente americano y depende de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Maduro no reconoce las competencias de la CIDH por su vinculación con la OEA, órgano del que se retiró en abril. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.