El entorno que propicia el reclutamiento está ligado a pobreza. Foto archivo: Cortesía Infobae

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) atendió a 2.181 niñas, niños y adolescentes desvinculados de grupos armados ilegales entre enero de 2013 y agosto de 2022, reveló este jueves un estudio publicado por ese organismo estatal y por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El documento señala que «el reclutamiento, uso y utilización de niñas, niños y adolescentes en el marco del conflicto armado es un delito persistente, continuo y en aumento, que necesita ser atendido con urgencia para garantizar la protección de la niñez, prevenir nuevos reclutamientos y asegurar la salida y el restablecimiento de derechos de aquellos aún bajo el control de grupos armados ilegales».

El ICBF -que vela por la infancia y la adolescencia en Colombia- y Unicef detallaron además en un comunicado que la cifra de menores atendidos no es «una expresión de la magnitud del reclutamiento», pero les permitió hacer «una caracterización que aborda causas, perfiles y condiciones de vinculación a los grupos para proponer políticas públicas que atiendan la situación».

Cifras relevantes

Según el «Estudio de caracterización de niñez desvinculada de grupos armados organizados en Colombia (2013-2022)» hay un aumento del 34% en el ingreso al programa de desvinculados de niñas, niños y adolescentes de comunidades étnicas, mientras que en la población afrocolombiana ese crecimiento fue del 17%.

Los departamentos que más registraron casos de reclutamiento en este período fueron: Antioquia (13,94%), Chocó (13,25%), Cauca (12,93%), Nariño (10,8 %), Caquetá (8,48%), Arauca (5,87%), Meta (5,59%) y Putumayo (5,14%).

Igualmente el documento muestra que la existencia de entornos que propician el reclutamiento están ligados a pobreza, necesidades básicas insatisfechas, falta de oportunidades y medios de subsistencia, violencia en el hogar y consumo de sustancias psicoactivas, entre otras.

Otra de las revelaciones del estudio es que la edad promedio de reclutamiento es de 14,08 años, pues en el 80% esta se concentró entre los 13 y 17 años.

Reclutamiento forzado

«Todo reclutamiento de niñas, niños y adolescentes por parte de un grupo armado es forzado. La niñez reclutada por grupos armados ilegales sufre graves vulneraciones a sus derechos y son siempre víctimas», dijo la directora del ICBF, Astrid Cáceres.

La funcionario agregó que «ni una sola niña o niño debería ser reclutado o usado para la guerra y todos los grupos armados deberían liberar de inmediato a aquellos que tienen en sus filas».

Entre tanto, la representante de Unicef en Colombia, Tanya Chapuisat, señaló que cuando no hay garantía de los derechos básicos para los menores aumenta la posibilidad de que sean reclutados o utilizados por los grupos armados.

«Las niñas y niños deben estar en sus colegios, jugando, aprendiendo y en entornos protectores con sus familias, jamás en la guerra», expresó.

Por ello abogó por «garantizar el acceso a derechos a la niñez más vulnerable que habita principalmente las zonas rurales y urbanas con presencia de grupos armados ilegales y fomentar la consolidación de estos entornos protectores».




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.