Foto EFE
Las labores de búsqueda y rescate siguieron este lunes en las zonas del centro, este y noreste de Japón que se vieron afectadas por el paso este fin de semana de un poderoso tifón que dejó más de una treintena de fallecidos y graves inundaciones.

Más de 110.000 efectivos de la policía, bomberos, guardacostas y Fuerzas de Autodefensa (ejército) participan en las operaciones, según cifras gubernamentales recogidas por la cadena pública NHK.

Las labores de salvamento podrían verse complicadas por la previsión de lluvia para hoy en las zonas afectadas, sobre todo por la tarde-noche, y las autoridades pidieron extremar la precaución por un mayor riesgo de inundaciones y desprendimientos de tierra, que ya está reblandecida por las precipitaciones récord del tifón.

Se pidió a la población que se mantenga alejada de áreas peligrosas como ríos y laderas de montañas.

El número de víctimas mortales causadas por el paso por Japón del tifón Hagibis ascendía la mañana de este lunes a más de una treintena. La cadena NHK habla de al menos 31 muertos, mientras que la agencia de noticias Kyodo los sitúa en al menos 35.

Unas 20 personas están además desaparecidas y cerca de dos centenares resultaron heridas, según las cifras recabadas de los cuerpos de rescate y las autoridades locales.

Hagibis, el decimonoveno tifón de la temporada en el Pacífico que el domingo fue degradado a ciclón extratropical tras azotar Japón, dejó lluvias récord en algunas zonas del archipiélago debido a que su gran fuerza y extensión dejó fuertes precipitaciones dispersas en una amplia zona durante horas.

Las lluvias provocaron que numerosos diques situados a lo largo de al menos 21 ríos del país se derrumbaran, según informó el Ministerio de Tierra, Infraestructura y Transporte del país.

La prefectura de Nagano fue una de las más damnificadas por las inundaciones debido al desbordamiento del río Chikuma, que fluye a través de la región. Anegó varias localidades, dejando varados a sus residentes, que tuvieron que ser rescatados en helicóptero y barcas.

“Todo en mi casa fue arrastrado ante mis ojos. Fue como una pesadilla. Me siento afortunada de estar viva”, dijo una mujer que fue rescatada en declaraciones a la cadena NHK.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.