(Foto Referencial)

La Pastoral Carcelaria de Brasil dio a conocer este viernes denuncias de graves violaciones de derechos humanos en una penitenciaría en el estado de Roraima, en el norte del país, donde un recluso habría muerto a consecuencia de las malas condiciones sanitarias.

“Recibimos denuncias sobre falta de alimentación, malos tratos e incluso una muerte” en los últimos quince días en la Penitenciaria de Monte Cristo, informó a la AFP Luisa Cytrynowicz, abogada de esta entidad adscrita a la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil.

Las denuncias colectadas y remitidas a las autoridades brasileñas relatan agresiones físicas, uso de gas pimienta, balas de goma y golpes dentro de los pabellones contra los reclusos, agregó la abogada.

Según las denuncias, enviadas de manera anónima a la Pastoral Carcelaria, los presos no han recibido alimentos desde hace 17 días y están en pésimas condiciones sanitarias, lo que generó brotes de enfermedades como tuberculosis y produjo el deceso de uno de ellos.

Quienes remitieron las quejas afirman también que la unidad estuvo un mes sin agua y que los detenidos tuvieron que pagar el costo de la instalación de un sistema hidráulico.

La Pastoral Carcelaria ya había puesto al tanto el año pasado a las autoridades de una denuncia sobre la desaparición de siete reclusos, que todavía no ha sido resuelta.

El Departamento Penitenciario Nacional está analizando las denuncias recibidas y realizando un diagnóstico para conocer la situación actual del presidio, informó en un comunicado.

“Como medida de emergencia, la entrega de alimentos fue restablecida en la mañana de este viernes”, agrega la nota sin explicar si la falta de comida había sido constatada.

La Penitenciaría de Monte Cristo tiene capacidad para 700 personas y actualmente alberga a más de 1.400, de acuerdo con lo afirmado por los denunciantes.

En enero del año pasado 33 reclusos murieron en esta cárcel en una masacre desencadenada por enfrentamientos entre facciones criminales.

Brasil tiene la tercera mayor población carcelaria del mundo, con más de 700.000 reclusos, según los últimos datos oficiales, divulgados en 2016. La cifra casi duplica la capacidad penitenciaria del país, calculada ese año en 368.000 plazas.

Fugas y motines son constantes. La mayoría de los motines son consecuencia de la sobrepoblación, las condiciones precarias y los enfrentamientos entre facciones rivales.

El año pasado, uno de estos enfrentamientos dejó 56 presos muertos en Manaus, capital del estado Amazonas (noroeste), en una de las masacres más cruentas registradas en Brasil. AFP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.