Por años Colombia viene siendo escenario de una sangrienta guerra que ejecutan las FARC y el ELN y cuyo objetivo es tomar el poder para sustituir al estado democrático por uno dictatorial comunista y para lo cual cuentan con el apoyo del gobierno de Nicolás Maduro en continuación del que decretó Hugo Chávez, apoyo declarado, abierto, sin disimulo, por lo que no se entiende la falta de una adecuada respuesta militar defensiva. Es una cosa de supervivencia, o Maduro acaba con el Estado democrático de Colombia, o Colombia acaba con el régimen despótico de donde se alimenta la guerra en su contra.

LA DECLARACIÓN DE GUERRA
El Estado venezolano por conducto de Hugo Chávez, y luego por Nicolás Maduro ha declarado abierto apoyo a las agrupaciones guerrilleras FARC y ELN en su guerra contra el Estado colombiano. En enero 2008 Hugo Chávez lo hizo en un discurso formal ante el parlamento venezolano, allí dijo: “Las FARC y el ELN no son ningún cuerpo terrorista, son verdaderos ejércitos que ocupan espacio en Colombia. Hay que darles reconocimiento.” A los pocos días ese Parlamento mediante un acto formal emitió el siguiente Acuerdo: “Respaldar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, en su propuesta, al solicitar al gobierno colombiano reconocer el carácter beligerante de los movimientos insurgentes, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC y Ejército de Liberación Nacional ELN.”

ESOS PRONUNCIAMIENTOS NUNCA FUERON REVOCADOS
Nicolás Maduro profundizó ese reconocimiento en múltiples ocasiones y de lo cual se ha vanagloriado recibiendo en Miraflores a los máximos representantes de los grupos guerrilleros y en fecha 23 de febrero del 2019 emitió la siguiente declaración: “He decidido romper todas las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno fascista de Colombia y todos sus embajadores y cónsules deben salir en 24 horas de Venezuela ¡Fuera de aquí, oligarquía!”. Con esto se profundizó esa sangrienta guerra cuyos jefes no solo es que mantienen sus comandos dentro de territorio venezolano como es del conocimiento público, sino que se les ha cedido territorio en el estado Apure donde han llegado al extremo de tomar a soldados venezolanos como prisioneros y negociar su liberación.

RECOPILACIÓN
En este video hay una recopilación de todo el historial de la relación que con la guerrilla mantuvieron Hugo Chávez y la Asamblea Nacional de entonces: https://youtu.be/Uod7UWzNMP0

LA RESPUESTA DE COLOMBIA
Esa declaración de guerra de los gobiernos de Chávez y de Maduro, repito, emitida de manera formal, nunca ha sido revocada, mantiene sus efectos como por ejemplo lo demuestra el más reciente episodio del atentado que ha podido costarle la vida al presidente Duque ejecutado con armamento del ejército de Maduro que comanda Padrino López. Eso fue un acto de guerra inscrito dentro de una planificación como la que se reveló en marzo de 2008 cuando el ejército colombiano ejecutó con éxito aquella acción sobre el campamento que mantenía el líder guerrillero Raúl Reyes y donde se le incautaron computadoras que contenían planes terroristas como el de tumbar a 10 aviones del ejército mediante un ataque masivo, así lo reveló entonces Radio Caracol con base a una carta manuscrita del guerrillero donde explicaba que el plan se desarrollaría con la adquisición de equipos gracias a “un amigo de la guerrilla”, fácil deducir de quién se trataba.

El diario El Espectador en su edición del 15 de mayo 2008 publicó una recopilación de los datos obtenidos en las citadas computadoras sobre las estrechas vinculaciones de la guerrilla con Hugo Chávez y su gobierno
https://www.wsj.com/articles/SB1206 40555842961083)

Por su parte el diario norteamericano The Wall Street Journal reveló que una investigación de inteligencia norteamericana constató la cooperación de Hugo Chávez en entrenamientos y planes conjuntos para la actuación de los grupos guerrilleros de Colombia. Específicamente en las computadoras se encontraron emails referentes a reuniones de Iván Márquez y Rodrigo Granda con Chávez donde entre otros acuerdos estuvo la creación de zonas de descanso y atención médica para los guerrilleros así como un préstamo por 250 millones de dólares para la compra de armas.

LA DÉBIL POSTURA DEL GOBIERNO COLOMBIANO
Está clara la participación de los gobiernos de Chávez y de Maduro en la guerra que mantienen FARC/ELN y sus derivados contra Colombia, contra su estado democrático, el objetivo es tomar el poder para establecer uno comunista, dictatorial, es una guerra contra las instituciones democráticas, contra el pueblo, que de tener éxito se convertiría en otra de las víctimas de ese demoníaco proyecto socialista que tortura y mata a Venezuela, y eso no se puede enfrentar solo con diplomacia, con declaraciones, eso hay que enfrentarlo con el poder de las armas del ejército colombiano que además tiene el apoyo incondicional de Estados Unidos y de todo el mundo libre. La otra opción sería autorizar y apoyar la formación de un ejército de venezolanos en el exilio para lo cual con toda seguridad habría miles de voluntarios dispuestos a liberar a nuestra patria.

¿PORQUÉ NO SE HA PLANTEADO UNA RESPUESTA ARMADA?
El gobierno colombiano tiene la posibilidad de responder por sí solo y de exigir la activación del TIAR en los términos de su artículo 3: “1.Las Altas Partes Contratantes convienen en que un ataque armado por parte de cualquier Estado contra un Estado Americano, será considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos, y en consecuencia cada una de dichas Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque, en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas…”

LA ACTITUD DEL GOBIERNO COLOMBIANO ANTE EL DRAMA VENEZOLANO
Darle comida a los que emigran, proporcionarles un estatus temporal son gestos humanitarios, pero no son la solución ni para los venezolanos ni para Colombia. Con eso no se va a detener el flujo de migrantes como tampoco las actuaciones conjuntas del régimen con la narcoguerrilla. La solución real es echar a Maduro.

Si bien es cierto que la mayoría de los venezolanos que emigran -que se estima en casi 2 millones- lo están pasando mal, también cierto es que en Venezuela hay más de 30 millones padeciendo en horrenda agonía. No hay comida, no hay medicinas, no hay gasolina, no hay agua, no hay seguridad, no hay atención médica, no hay nada; quienes tienen un empleo devengan salarios ridículos de 2 y 3 dólares por mes, las policías no combaten al hampa sino que se dedican a robar a los ciudadanos, es una situación infernal. El apoyo de Colombia a los migrantes implica un gran esfuerzo que obliga al agradecimiento, pero también hay que decir que hay que ir a la causa, la solución es derrocar a Maduro, extirpar ese cáncer que mantiene en desesperante agonía a quienes allá permanecen y que están en peores condiciones de los que han logrado emigrar.

Y NO SOLO COLOMBIA ES VÍCTIMA DEL RÉGIMEN DE MADURO
La alianza establecida por Chávez y continuada por Maduro con la guerrilla colombiana que ataca al Estado colombiano, además ataca a su pueblo que es victimizado con sangrientos episodios terroristas, y extiende su agresión mediante el narcotráfico con lo que también afecta a otros pueblos, el estadounidense entre ellos por lo que se puede afirmar que se trata de toda una conjugación mortal que ataca a Colombia y a la comunidad internacional por lo que estaría más que justificada una actitud defensiva acorde con las características de la agresión.

HAY UNA GUERRA URBANA EN DESARROLLO
La forma de guerra de guerrillas que originalmente asumió el castro comunismo en Colombia ha evolucionado tanto en la formación de una fuerza armada regular como su propagación urbana que hace poco se manifestó con violentas e injustificadas manifestaciones en las ciudades y en las que se ha detectado la intervención del régimen de Maduro con dinero y con personal actuando directamente en las calles. El objetivo es acabar con el orden, con la seguridad, minar las bases del sistema democrático para el cual es un alto peligro la actitud de la mayoría de la población que se hace partidaria de la no participación en los eventos electorales, por ejemplo para las próximas presidenciales ya las encuestas registran una indiferencia abstencionista de la mayoría, la gente se cansa del discurso y se decepciona de la política beneficiando con ello a la insurgencia.

LA INFILTRACIÓN GUERRILLERA EN EL SISTEMA DE JUSTICIA
Claro que esa pasividad del gobierno de Iván Duque no es por una actitud individual suya sino producto de la complejidad política en aquel país donde militares que jugaron papeles heroicos en la lucha antiguerrillera están presos o solicitados, donde la formación educativa está en manos de la izquierda y llena la cabeza de fantasías socialistas a los jóvenes, donde la justicia -en particular la Jurisdicción Especial de Paz (JEP)- está infiltrada por simpatías guerrilleras. Allí está el caso de Santrich quien fue preso con solicitud de extradición
Y buscado en 194 países mediante circular roja de INTERPOL a instancias de un Gran Jurado de la Corte del Distrito Sur de New York por la producción y distribución de 10 toneladas de cocaína a ser enviada a EEUU como fue conocido universalmente por un video donde ese jefe guerrillero aparece negociando dicho cargamento de droga. Santrich fue liberado por decisión de esa JEP luego confirmada por la también infiltrada Corte Constitucional. Mas tarde este criminal murió en Perijá, territorio venezolano, en un enfrentamiento entre grupos terroristas, hecho ante el cual el ministro de defensa de Colombia, Diego Molano, emitió un tuit donde dijo: “Información de inteligencia señala que en presuntos enfrentamientos ocurridos ayer en Venezuela habría muerto alias “Santrich” y otros delincuentes. Información en verificación. De confirmarse este hecho, se comprueba que en Venezuela se refugian narcocriminales”.

También la CIDH responde con asombrosa celeridad -al contrario de lo que hace en casos de Venezuela- cualquier denuncia por nimia o falsa que sea sobre violación a derechos humanos. A veces hay que jugárselas pero el presidente ha optado por una política comedida que pudiéramos calificar de permisiva y mantiene un ejército ornamental, muy cuidadoso en no pisar la absurda injerencia de la izquierda nacional e internacional en la Comisión y en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos que en el país hermano está al servicio de la ultraizquierda guerrillera.

Esa complejidad en el escenario político colombiano está en camino de llevar al guerrillero Gustavo Petro a la presidencia, y allí sí que lamentarán no haberse atrevido a hacer lo que hay que hacer pues el que no lo hace se la hacen.!

Carlos Ramírez López @carlosramirezl3




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.