(Foto cortesía)

Como un apoyo en el diagnóstico de la enfermedad para niños de escasos recursos. Así nació hace 25 años la Fundación de Ayuda al Niño con Cáncer del estado Carabobo (Fundanica). Sin embargo, el colapso del sistema de salud público y la crisis generalizada por la que atraviesa Venezuela hicieron que esta organización fuera ampliando su misión poco a poco con el pasar del tiempo.

“Actualmente le damos un tratamiento holístico a nuestros niños”, explicó la directora institucional de la organización, Virginia Segovia de Bolívar, en entrevista con El Carabobeño. Cada aporte que reciben se usa para pagar exámenes diagnósticos, tratamientos, alimentación, soporte psicológico y educación de los pequeños pacientes oncológicos beneficiados.

Desde hace 40 años Virginia se dedica a la docencia. “Que los niños se formen como unos seres humanos integrales es mi pasión en la vida”, dijo con la certeza de quien indudablemente tiene vocación de servicio. Fue precisamente eso lo que la motivó a formar parte de Fundanica y a trabajar arduamente para que ningún niño muera en el amanecer de su vida.

No ha sido un camino sencillo. Con dolor recordó que hubo años en los que fallecieron hasta 72 niños de la fundación a causa de algún tipo de cáncer. Aunque la pérdida de alguno de los pacientes siempre representa un duelo para ella, la reconforta el hecho de que al menos pudieron ofrecerle calidad de vida y a sus madres un hombro en el que apoyarse.

Fundanica está ubicada en el C.C. Siglo XXI, urbanización La Viña, Valencia. (Foto cortesía)

El poder hacer cambios en la vida de los niños es lo que la inspira a continuar con su labor dentro de la organización. “Le pido a papá Dios que me dé mucha salud para continuar en Fundanica por siempre”, manifestó.

Junto a Virginia hay otras siete mujeres que desde la directiva hacen todo lo que está a su alcance para, a través de alianzas, levantar el capital económico necesario para sacar adelante a los niños que se acercan en busca de apoyo.

En 2015 lograron ayudar a 300 niños aproximadamente, no solo de Carabobo sino también de otras regiones cercanas. Pero hoy Fundanica vive un momento dramático.  Según Virginia, de la lista actual de 60 beneficiados, 10 requieren una intervención quirúrgica con urgencia para poder sobrevivir y en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET), en Valencia, no hay el equipo multidisciplinario ni los instrumentos para operarlos.

“Cada uno de estos niños necesita por lo menos entre seis mil y ocho mil dólares, que multiplicados por 10 suman un presupuesto que nosotros no manejamos”, señaló. Ante ese panorama, instó a las autoridades regionales a escuchar las solicitudes de la fundación para consolidar alianzas. “Los niños no tienen tendencia política y Fundanica tampoco. Nosotros simplemente nos dedicamos a la defensa de los derechos de los niños con cáncer”.

Durante los últimos años para los venezolanos, niños o adultos, padecer cáncer se ha convertido casi en una sentencia de muerte. De acuerdo a datos de Fundanica, en Carabobo y la mayoría de los estados del país las radioterapias se realizan únicamente en centros privados, a un precio promedio de dos mil dólares por sesión. Se trata de cantidades impagables, tomando en cuenta que un paciente oncológico puede llegar a necesitar hasta 15 sesiones.

La falta de acceso a los tratamientos ha acortado la esperanza de vida de los pacientes oncológicos y de no ser por organizaciones como Fundanica, el escenario sería peor. “Cuando yo comencé en la fundación hace 15 años, llegaban  niños con leucemia y el 80 % se salvaba. Ahorita es todo lo contrario. Quienes padecen leucemia tienen un destino muy triste”, lamentó Virginia.

Su invitación es a que todo el que pueda, se sume a esta causa. Es posible colaborar a través de la compra de uno de sus calendarios, mediante una asignación monetaria mensual apadrinando a un niño o incluso donando un mercado para la preparación de los alimentos.

También son bienvenidos los aportes profesionales. “Si usted es psicólogo, puede donarnos una consulta o si usted es médico cardiólogo, puede atender a nuestros niños y exonerarlos. Todos pueden ayudar a Fundanica”, agregó la directora institucional de la organización.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.