Óleos de los exaltados: Don Adolfo Álvarez (der), "Musiú" Lacavalerie (centro) y Giovanni Carrara (izq) / Foto: José Antonio Rodríguez

El extraordinario lanzador de los Cardenales de Lara, Giovanni Carrara, fue inmortalizado este sábado en el Salón de la Fama del Béisbol Venezolano junto al inolvidable narrador y comunicador social de dilatada e intachable trayectoria, Marco Antonio “El Musiú” Lacavalerie y el excelente empresario Don Adolfo Álvarez, quien fuese el arquitecto de los exitosos Cardenales de Lara de la década de los 90 e inicios del siglo actual.

La clase del 2017 es una “espectacular” en palabras del presidente de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, Juan José Ávila. El dirigente argumentó que esta generación de inmortalizados “reúne todos los elementos de lo que es el béisbol: un gran pelotero por el ímpetu con el que se desempeñaba Giovanni Carrara, un gran narrador deportivo como “El Musiú” Lacavalerie, quien fue, realmente, un narrador extraordinario y uno de los empresarios más importantes del béisbol como lo fue Don Adolfo Álvarez para los Cardenales de Lara”.

Carrara, que alcanzó el 75% de los votos para ingresar al Salón de la Fama, tuvo en la LVBP una carrera legendaria. El lanzador derecho se mostró como un batallador y logró números dignos de reconocimiento en sus 24 temporadas llenas de béisbol. En postemporada se vio su mejor rostro, como ocurre con los peloteros históricos, en 326.2 entradas de labor dejó efectividad de 3.03 carreras limpias y además colaboró en buena medida para que sus Cardenales de Lara alcanzaran cuatro campeonatos entre 1991 y 2001.

En campaña regular también sobresalió, pues cuajó récord de 67 victorias y 38 reveses, además de 56 salvamentos, todo en un total de 918.2 entradas, su porcentaje de carreras limpias de 2.93 en 334 partidos es muestra irrefutable de la capacidad y del talento del que gozaron los Cardenales de Lara al poseer a un lanzador del calibre de Carrara. En el béisbol americano dejó números de 29 y 18 con efectividad de 4.69 en 10 temporadas de acción.

“El Musiú” Lacavalerie, por su parte, fue uno de los más grandes narradores de América y su trayectoria lo convirtió en un ícono que difícilmente será olvidado por aquellos que tuvieron la dicha de disfrutar de sus ocurrencias y su abundante alegría. Lacavalerie es recordado por sus extraordinarias participaciones radiales y televisivas, programas como El Batazo de la Suerte o la Cabalgata Deportiva Gillette lo llevaron al olimpo de la comunicación venezolana y hoy, a 22 años de su muerte, sigue siendo recordado en el país y, especialmente, por los fanáticos de los Tiburones de La Guaira, equipo al que su voz acompañó por décadas.

Don Adolfo Álvarez fue el propietario de los Cardenales de Lara que en la década de los 90 disputaron año a año el cetro del béisbol nacional y alcanzaron cuatro campeonatos. El fallecido empresario caroreño fue un personaje ilustre en Lara, tanto por su pasión beisbolera como por su contribución a la ganadería en la región.

Giovanni Carrara fue exaltado tras recibir el 75% de los votos por parte del Comité Contemporaneo del Salón de la Fama, mientras que el Comité Histórico entronizó de manera unánime al “Musiú” y a Don Adolfo.

La ceremonia, realizada en las instalaciones del Museo de Béisbol en el Sambil de Valencia, reunió a más de 50 invitados y personalidades importantes del béisbol venezolano como los pertenecientes al Salón de la Fama de la pelota criolla Dámaso Blanco (clase de 2014) y Remigio Hermoso (clase de 2015). La reconocida voz de Carlos Feo fue la que guió el acto, en el que se presentaron trabajos audiovisuales para representar la vida dentro del béisbol de cada uno de los exaltados.

Foto: José Antonio Rodríguez

La presencia de los directivos de la liga y del Museo de Béisbol profesional se sumó a la del, recién juramentado, alcalde de Naguanagua, Gustavo Gutiérrez, a quien Juan José Ávila exhortó a “conocer el Museo y ayudarnos en lo que nos pueda ayudar”.

El presidente del Magallanes, Roberto Ferrari, el dirigente de la LVBP, Juan José Ávila y el alcalde de Naguanagua, Gustavo Gutiérrez, entre las personalidades presentes en la ceremonia / Foto: José Antonio Rodríguez

La decimotercera ceremonia de exaltación de personajes ilustres del béisbol al Salón de la Fama se llevó a cabo con pleno júbilo, satisfacción y respeto por parte del público hacia quienes fueron juramentados, a pesar de no contar con la presencia física de Giovanni Carrara, por motivos que no se revelaron. El antiguo lanzador de los Cardenales, sin embargo, envió una carta agradeciendo a todos los que colaboraron con su éxito y quienes creyeron en él, la cual fue leída por el licenciado Miguel Bastidas, persona cercana a Carrara.

El periodista y reconocido narrador de los Cardenales de Lara, Alfonso Saer, por su parte, dio un sentido discurso en el que se refirió a los tres exaltados, con quienes compartió de cerca. “Tres protagonistas por senderos diferentes, al final convergen en un nicho que guardará celósamente sus virtudes. Hoy ponderamos a “Musiú”, Adolfo y Giovanni: La voz en el micrófono, un marcado liderazgo empresarial y la pasión desbordada en el montículo. El Salón de la Fama del Béisbol Venezolano descubre sus rostros para reconocer a quienes con afán y nervio, honestidad y orgullo, pujanza y enjundia han cubierto de glorias el deporte adorado en el panorama patrio”, expresó Saer.

Familiares y representantes de los pertenecientes a la Clase 2017 de inmortalizados pasaron uno por uno para develar los respectivos óleos y recibir las réplicas de cada uno.

Por la ausencia de Giovanni Carrara, Domingo Rodríguez, su representante en Venezuela, fue el encargado de develar la pintura del lanzador nativo de El Tigre y recibió por parte de Dámaso Blanco y de Roberto Ferrari una réplica del propio.

El representante de Carrara en Venezuela, Domingo Rodríguez (con la réplica del óleo) y la estatuilla del legendario lanzador / Foto: José Antonio Rodríguez

En representación del fallecido Marco Antonio Lacavalerie, Javier Henríquez presenció la ceremonia y descubrió el óleo del “Musiú”. A manos de Remigio Hermoso y de Giuseppe Palmisano tomó la copia del mismo.

Estatuilla de Lacavalerie en el Salón de la Fama del Béisbol venezolano / Foto: José Antonio Rodríguez

La señora María Magdalena Zubillaga de Álvarez, viuda de Don Adolfo, fue quien reveló a los participantes el óleo del gran propietario larense y Juan José Ávila y Alfonso Saer hicieron entrega del duplicado.

María Magdalena Zubillaga de Álvarez con la estatuilla y el óleo de su esposo, fallecido en 2016 / Foto: José Antonio Rodríguez

Los retratos fueron diseñados por Wilmer Rivas, mientras que el artista Adolfo Estopiñan realizó las esculturas de los entronizados.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.