(Foto cortesía Carlos Castillo)

Carmen Medina tiene 60 años y no recuerda cuándo fue la última vez que funcionaron todos los servicios públicos en su vivienda, ubicada en Brisas de Carabobo en Naguanagua. Desbordamiento de aguas servidas, fallas en el suministro de energía eléctrica y retrasos en el despacho de gas doméstico, son algunos de los problemas que agobian a más de mil familias de la comunidad.

Convivir entre malos olores, moscas y zancudos por los distintos botes de aguas negras en el sector, es el día a día de Carmen.

(Foto cortesía Carlos Castillo)

No es una situación reciente, el colapso de la red de aguas servidas data de hace más de cinco años.

(Foto cortesía Carlos Castillo)

Desde entonces, la salud de los vecinos se ha visto afectada. Diagnósticos de escabiosis, amibiasis, vómito, diarrea y otras afecciones de la piel y vías respiratorias son frecuentes en niños y adultos mayores, los más vulnerables a la contaminación por las aguas cloacales.

(Foto cortesía Carlos Castillo)

Cocinar a leña

A diario los vecinos se debaten entre los olores fétidos y el humo de la leña para cocinar, porque desde hace más de dos meses esperan el despacho de gas doméstico.

La semana pasada el presidente de la Corporación Gas Drácula, José Parada, explicó que el retraso en el suministro de gas se originó por la paralización de operaciones del complejo criogénico José en Anzoátegui. Estimó que el despacho se normalizaría en unos 15 días aproximadamente.

Mientras eso ocurre, la actividad rutinaria para los habitantes de Brisas de Carabobo es buscar árboles secos, cortarlos y llevarlos a la vivienda para luego preparar los alimentos a leña. “Hay personas asmáticas y ese humo nos afecta los pulmones”, afirmó Carmen.

Preparar los alimentos con cocina eléctrica no es una opción para los vecinos que enfrentan cortes eléctricos no programados todos los días. “Aquí no puede hacer una brisita porque se va la luz”.

En la vivienda de Carmen son dos las neveras que se han dañado a causa de la inestabilidad del sistema eléctrico y teme que otros artefactos eléctricos corran la misma suerte.

Se pierden los alimentos

José Daniel Manaure tiene bodega en la comunidad. En una ocasión la falta de energía eléctrica se prolongó por casi tres días y el pollo, carne y otros alimentos que necesitan refrigeración, se dañaron.

Cuando no hay suministro de electricidad, los clientes no pueden realizar el pago móvil porque la señal de datos es casi inexistente. “Estamos limitados. Los comerciantes también nos vemos afectados con estas fallas”.

Clases online sin señal telefónica

Erika Porras camina de un extremo a otro, recorre cada rincón de la casa y se monta en el techo de la vivienda en busca de señal para poder enviar las tareas en línea que realiza su hijo.

Desde hace más de tres meses, cuando se decretó el Estado de Alarma por la COVID-19 y se suspendieron las clases presenciales, cada día es agotador para Erika.

“La educación a distancia es difícil porque aquí no hay señal de ninguna telefonía, tenemos que andar cazando la señal. Es traumático”.

En estos meses de pandemia y confinamiento, los vecinos tienen que lidiar con la frustración de sentirse todavía más aislados por la poca señal telefónica y fallas de Internet.

Escaso transporte público

Pasar una hora en la parada en espera de transporte público es otra problemática que enfrentan.

A veces, los vecinos cansados de esperar un autobús caminan aproximadamente más de dos kilómetros hasta la parada de Puente Bárbula, con el miedo de ser víctimas del hampa por la poca seguridad en la zona.

Para los habitantes de Brisas de Carabobo, la calidad de vida disminuye cada día más. Exhortaron a las autoridades municipales a atender las denuncias que han expuesto ante los entes en reiteradas ocasiones.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.