Destacado periodista, abogado, educador, minero, agricultor y ciudadano ejemplar, mejor conocido como: “El orador inmortal de Pucará”.

Nació en1792, en la población de Azángaro, Departamento de Puno, al sur del Perú.
Fiel representante de la raza indígena, criado por el sacerdote José Gregorio Choquehuanca, de quien recibió apoyo para su educación, estudios culminados con los doctorados en Leyes y en Teología en la Universidad San Javier en Chuquisaca.

Choquehuanca, es el autor de la famosa arenga que ofreciera a Bolívar, frente a la iglesia de Pucará, situada a casi cuatro mil metros de altura, el 2 de agosto de 1825.
Ante el pueblo allí congregado, dijo:

“Excelentísimo señor, quiso Dios formar de salvajes un gran imperio, creó a Manco Capac; pecó su raza y lanzó a Pizarro. Después de tres siglos de expiación han tenido piedad de América y os ha enviado a vos. Sois, pues, el hombre de un designio providencial:
nada de lo hecho atrás se parece a lo que habéis hecho, y para que alguno pueda imitaros, sería preciso que haya un mundo por libertar. Habéis fundado tres repúblicas, que en el inmenso desarrollo a que están llamadas, elevarán vuestra estatua a donde ninguna ha llegado. Con los siglos crecerá vuestra gloria, como crece la sombra cuando el sol declina”

El Libertador al escuchar esta maravillosa arenga, exclamó:

“Físicamente diminuto, pero su genio es grande como la cordillera y vivirá con la solidez mayor que las piedras en la eternidad del tiempo”

Catalogó ese encuentro como: “Un día sublime”

Inmediatamente desmontó de su brioso corcel «Palomo» , ( el caballo más representado en el mundo), y quitándose la capa, dijo:

“Mi capa es grande para todos, pero para este genio es chica”

Con ella envolvió a Choquehuanca y, luego de abrazarlo, lo invitó a que lo acompañara hasta la ciudad de Puno; en esa ciudad, y a petición de Choquehuanca, Bolívar fundó el 7, el conocido Colegio de Ciencias y Artes San Carlos.

El doctor Choquehuanca, caracterizado por su patriotismo y capacidad de legislador, fue electo diputado, luego Senador por el departamento de Puno.

En 1833, escribió su valioso trabajo referente a la estadística de la región.

Los últimos años de su vida transcurrieron en Azángaro dedicados a la agricultura, la docencia y la minería.

Murió en la pobreza, sordo y casi ciego, el 14 de febrero de 1858, a los 66 años.

El entierro fue una verdadera demostración de respeto y admiración de una comunidad indígena agradecida.

Es de recordar que en Azángaro vivió en 1842, don Simón Rodríguez, en extrema pobreza, el «Maestro del Libertador», el de la luz y virtudes.

Igualmente, allí nació en 1780, el ilustre prócer, el Tte.Cnel José de Sata y Bussy, firmante del Acta de nuestra Independencia, de la primera Constitución de Venezuela y de Hispanoamérica, uno de los diseñadores del Escudo de la Confederación de Venezuela, de la Bandera junto con Miranda y Lino de Clemente, y quien entregó a Monteverde en San Mateo, la Capitulación firmada por Miranda en La Victoria.

El doctor Choquehuanca, con su excelsa arenga, puso de manifiesto su elocuencia y estilo, cuando plasmó en Pucará, la gloria y grandeza del Libertador.

Por eso, Bolívar con los siglos crecerá vuestra gloria.

Eumenes Fuguet Borregales
[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.