“Pionero en el uso de la Penicilina en Venezuela”. Medardo Medina López, nació en Valencia el 3 de marzo de 1888.

Deseaba estudiar Medicina, profesión de su Padre, Medardo Heraclio Medina, único médico cirujano del Hospital Civil de Valencia.

A principios del siglo XX la Universidad de Valencia, se encontraba clausurada por el dictador Cipriano Castro.

Graduado de bachiller, en 1905 a los 17 años, fue designado Ayudante del Médico del Hospital “de Caridad” en Valencia hoy “Casa de la Estrella”.

En 1906 inició estudios de Medicina en la U.C.V, donde se distinguió como un aventajado alumno de Luis Razetti, Pablo Acosta Ortiz y José Gregorio Hernández.

En 1912, ya graduado se especializó en el tratamiento de la Sífilis, que junto al paludismo y la tuberculosis diezmaban a la población venezolana.

“En aquellos tiempos la gente era muy renuente a tratar públicamente los temas del peligro de las enfermedades venéreas”

Dr. Medina emprendió una intensa campaña de concientización y divulgación educativa.

Articulista de temas científicos en los medios impresos de circulación nacional.

Medina publicó varios libros, tales como: como “La Marcha Invasora de la Sífilis”, “Los Peligros de la Sífilis”, y “El Bismuto en el Tratamiento de la Sífilis”.

A caballo y en coche tirado por dos caballos, el Dr. Medina recorría calles, campos y barrios recetando y curando a sus pacientes.
No cobraba honorarios a los más necesitados.

Cuando les llevaba las medicinas decía:
” Yo no he pasado por aquí”

En 1945, es el primero en traer a Venezuela la PENICILINA, utilizándola contra la sífilis, con éxitos abrumadores.

La gente hacía grandes colas en su consultorio de Caracas, para que les inyectara la “medicina milagrosa” que curó, por primera vez en forma definitiva a centenares de personas.

La prensa reseñó a grandes espacios la inédita curación.

En aquellos tiempos las medidas de seguridad médica eran muy escasas.
Los guantes de látex no existían.
los médicos apenas utilizaban una mascarilla de tela.

Un infausto día, el Dr. Medina, fue llamado a una emergencia.

Consigue un paciente desesperado por el dolor a causa de un tumor en el cráneo.

Al realizar la incisión en el tumor, fue salpicado en cara y torso.
Tan grave la infección que lo afectó corporal y anímicamente.

Después de varios años de padecimiento, falleció en Caracas el 2 de enero de 1960.

“Interesante aporte del historiador Luis Heraclio Medina”




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.