La región larense ha sido pródiga en proporcionar dignos hijos servidores a la patria en los variados campos de: la educación, la religión, las ciencias, las artes, la música y de la emancipación.

Juan Estanislao Castañeda, olvidado paladín de la gesta redentora, nacido en julio de 1793 en Nuestra señora de la Merced de Arenales, progresista población cercana a la prócera Carora.

Incorporado desde 1810, con un grupo de coterráneos en apoyo del marqués del Toro durante el desarrollo de la Campaña sobre Coro.

Juan Estanislao, demostró entusiasmo y patriotismo en las primeras acciones libertadoras, logrando por méritos su ascenso a teniente y la confianza de sus superiores entre ellos el futuro Libertador, que lo tuvo en sus filas en Trujillo durante el exitoso avance de la Campaña Admirable.

Destacó en los combates de Los Horcones el 22 de julio de 1813, a las órdenes de José Félix Ribas, el 30 de septiembre en Bárbula bajo la jefatura del “Siempre leal” Urdaneta.

En Trincheras el 3 de octubre con Luciano De
Lúyar, vengando la muerte del comandante Atanasio Girardot.

Con Bolívar luchará en Vigirima los días 23,24 y 25 de noviembre de 1813, el combate de mayor duración de la independencia, contra las fuerzas del coronel realista José Miguel Salomón.

Seguirá con el máximo jefe hacia Barquisimeto sufriendo la derrota que se perfilaba como una victoria en Barquisimeto el 10 de noviembre contra las fuerzas de José Ceballos.

Desquite ejecutado en Araure donde derrotaron a las fuerzas de Ceballos el 5 de diciembre, el Batallón sin Nombre así denominado por la derrota sufrida en Barquisimeto, se nombrará desde ese momento Batallón Vencedores de Araure.

Durante las operaciones realizadas en 1814, Castañeda estará presente el 28 de mayo en el triunfo republicano de la primera batalla de Carabobo.

La pérdida de la Segunda República, lo obligó a desplazarse al oriente.

Combatió en Urica el 5 de diciembre, fatal para los republicanos comandados por Bermúdez y Ribas, con la suerte de la muerte del temible asturiano José Tomás Boves.

Castañeda estará con el impetuoso José Francisco Bermúdez, mejor conocido como José Francisco “Pueblo”, ejecutando en mayo y junio de 1821, la famosa “Diversión” sobre Caracas para restarle fuerzas a Morales.

Acciones que le permitieron ascender a teniente coronel.

Con Páez ejecutó la última acción militar emancipadora, el 8 de noviembre de 1823 con la Toma de Puerto Cabello, cuando en horas de la noche las tropas desnudas ocuparon los trincherones para derrotar al general Sebastián de la Calzada comandante del último bastión realista.

En 1824 se encontraba en Panamá con una división preparada para dirigirse al sur del continente con la misión de reforzar al general Sucre; apoyo que no se materializó por el resonante triunfo del cumanés en Ayacucho el 9 de diciembre.

Castañeda recibió en 1827, el ascenso a coronel.

En la población se Siquisique organizó un grupo de afectos al Libertador, alzándose en armas con doscientos soldados contra el movimiento separatista originado en Valencia con el movimiento de la Cosiata, siendo derrotado por los afectos al general Páez.

Apoyó en 1835 a los simpatizantes de Mariño en la Revolución de las Reformas contra el gobierno civil del Dr. José María Vargas, que al ser derrotados por Páez pierden los derechos y demás beneficios, que recupera con el gobierno de José Tadeo Monagas diez años después.

A Castañeda le son reconocidos sus invalorables servicios por Monagas, con el ascenso a general de brigada en 1854, por el general Juan Crisóstomo Falcón a general de división en 1864 y a general en jefe en 1865.

En el epilogo de su agitada existencia, el viejo soldado se residenció en Montalbán donde casó en segundas nupcias con Doña Carmela Conde, dejando una digna descendencia, algunos de ellos residenciados en Valencia.

Este distinguido luchador emancipador, falleció el 20 de septiembre de 1876.

La patria agradecida designó una parroquia capital Atarigua del municipio Torres con su preclaro nombre.

Eumenes Fuguet Borregales

[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.