«2 de junio de 1962»
«El Porteñazo»

«Monseñor Luís María Padilla García»
«Héroe con Sotana»

«Cabo Andrés de Jesús Quero Garcés, valeroso coriano, ofrendó su vida»

Durante el gobierno de Rómulo Betancourt, período 1959-1964, se realizaron varios intentos para derrocarlo, los principales fueron:
El Barcelonazo 27-VI-1961.
El Carupanazo. 04-V-1962.
El Porteñazo. 02-VI-1962.
Éste ultimo, con más de cuatrocientos fallecidos y setecientos heridos.

El reportero gráfico Hector Rondón Lovera, del Diario La República, durante el «Porteñazo», en plena acción belica, tomó una gráfica en el sector de La Alcantarilla, que le dio la vuelta al mundo, cuando monseñor Luis María Padilla García, Capellán de la Base Naval de Puerto Cabello y Párroco de Borburata, al oir al cabo segundo, el coriano Andrés de Jesús Quero Garcés, plaza de la Primera Compañía de Fusileros del Batallón Manuel Piar acantonado en Barquisimeto, gravemente herido, gimiendo:
«Ayudeme Padre»
, lo abrazó y le impartió la Absolución.
Otro soldado herido, ya moribundo pudo decirle al sacerdote Padilla:
«Dígale a mi madre como morí».
Aunque no recibió ninguna herida, la sotana estaba bañada de la sangre de los soldados heridos a quienes auxiliaba espiritualmente.

La gráfica la denominó la prensa:
«La ayuda del Padre Padilla» y «la Absolución final»

«Rondón Lovera fue galardonado en 1962, con el premio Wold Press como «la mejor foto del año», y en 1963, con el premio Pulitzer, primer latinoamericano en recibirlo»

El premio a la mejor fotografia Pulitzer , fue creado en mayo de 1917, por petición del hungaro emigrado en U.S.A Josef Pulitzer, (1847-1911). Premio otorgado por la prestigiosa universidad Columbia de New York. En Holanda conmemorando los cincuenta años de la Fundación Wold Press, emitió una edición especial de estampillas donde incluyó la del «Porteñazo».

El Presbítero Padilla, nació en Montalbán, estado Carabobo el 21 de enero de 1902.
Hijo de Sebastián Padilla y Brígida García de Padilla.
Realizó estudios religiosos en el Seminario Santa Rosa de Lima en Caracas.
Recibió en Valencia el Subdiaconado en 1928, por parte de monseñor Salvador Montes de Oca, de quien sería su Secretario, lo acompañó cuando fue detenido por los esbirros del dictador Gómez para desterrarlo hacia Trinidad.

Cumplió su actividad pastoral en varias poblaciones de los estados Carabobo, empezando por la iglesia de La Candelaria en Valencia y en el Estado Yaracuy.
Recibió el Título Honorífico de Monseñor en 1960.
En 1947, había iniciado su labor como Capellán Militar en la Base Naval de Puerto Cabello. Por ascensos obtuvo el grado de capitán de corbeta, igualmente se desempeñó como Párroco de Borburata hasta 1979.

Recibió varios reconocimientos, entre ellos: La Orden del Libertador, Orden Francisco Miranda, Cinta al Mérito Naval y Camarero Secreto dado por S.S Juan XXIII. Cuando le preguntaban, sobre su peligrosa permanencia entre fuegos, contestaba:

» Mi misión la cumplí, porque habia sangre, dolor y muerte» .

Luego de cincuenta y siete años de labor pastoral, se trasladó hacia Orlando, estado de la Florida, alojado en casa de familiares; siempre preocupado por los hispanos allá residenciados.
Entregó su Alma al Supremo Creador el 28 de abril de 1985.
Sus restos reposan en el Cementerio para Sacerdotes Católicos en Sanford – Florida.

Agradezco el valioso aporte proporcionado por el Ilustrísimo Monseñor Tulio Ramirez Padilla, Obispo de Guarenas, sobrino de nuestro biografiado.

El poeta Juan Camarasa Brufal, escribió este Verso dedicado a Monseñor Padilla:

«En medio de tu dolor, un ángel te envió Dios.
Que sin miedo ni pavor, era solo y el herido dos.
Sin alas fueron dos brazos levantando los heridos.
Las balas respetaban sus pasos oir los tristes gemidos.
Eres tú Capellán Padilla, un angel de paz y amor, que germine esta semilla y no habrá tanto dolor».

Nota: Los restos de seis soldados fallecidos el 2 de junio de 1962 fueron inhumados el día 6 en un cementerio recién creado dentro del glorioso Campo de Carabobo.
En 1971, los restos del cabo Quero Garcés fueron trasladados hacia el batallón Piar en Barquisimeto, en una ceremonia designaron el Patio de Formación con su nombre; luego lo trasladaron al batallón Girardot, cuartel mariscal Falcón de Coro, para otra emotiva ceremonia y de allí al cementerio de Coro el 19 de enero de 1971.
Q.E.P.D.
Brille para ellos la Luz Perpetua.

Nota. El lugar en el Campo de Carabobo donde estuvieron los restos de los seis soldados, fue utilizado en 1971 para la construcción del estacionamiento «A» con motivo del año sesquicentenario de la magna batalla. Una Cruz se colocó en dicho sector.

Eumenes Fuguet Borregales.
[email protected].




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.