Félix Eduardo Contreras Rosario (19) bachiller y músico.

En varias funerarias de Caracas velaron este domingo a los jóvenes fallecidos la madrugada del sábado al inhalar gases tóxicos de una bomba lacrimógena que fue activada en el interior del Club Social de los Ecuatorianos, conocido como club Los Cotorros, en El Paraíso.

Los cuerpos fueron autopsiados el sábado. En horas de la noche concluyeron los trámites legales, inclusive el registro, y ayer pocos familiares estaban en la morgue esperando documentos certificados.

En la funeraria Vallés velaron a Angie Giannela Castro Castellanos, Keismel Nazareth Tovar Ramírez y Adrián Alejandro Blanco Morales. Otras víctimas estaban en funerarias de El Paraíso y del centro.

Angie era bachiller, egresada en el año 2017 en la Promoción 30 del liceo Simón Rodríguez de El Paraíso y patinaba en el Naciones Unidas. Sus compañeros acudieron a la funeraria con el uniforme de la promoción para despedirla.

Adrián Blanco (16) se graduaría de bachiller el mes próximo en el liceo Vargas de El Paraíso; era basquetbolista del equipo Los Bronco, que en estos días participaba en una competencia distrital. Adrián no había decidido la carrera a seguir, pero quería irse del país. “Era un prospecto, un muchacho sano, sin vicios”, dijo un familiar.

Su padre Eliardo Pacheco manifestó que el joven fue a la fiesta con tres amigos, quienes salvaron la vida y avisaron a la familia.

El señor Pacheco instó al ministro Reverol a ocuparse de la supervisión de los organismos policiales. “Cómo es posible que un muchacho de 15 años tenga en su poder una lacrimógena, un artefacto de uso exclusivo de la Fuerza Armada?”.

Keismel tenía 22 años, vivía en Kennedy, parroquia Macarao, estudiaba primer semestre de administración en la Universidad Alejandro De Humboldt, practicaba ciclismo y futbol.

Fue a la fiesta con una amiga. Otras compañeras que no asistieron al club, se enteraron de lo ocurrido y le avisaron a la familia.

Félix Eduardo Contreras Rosario (19) bachiller y músico, también falleció en el club. Era vocalista y compositor de rap, estudiaba en un instituto privado ubicado en Los Dos Caminos y vivía en San Agustín del Norte.

Era hijo único, sus padres no sabían que se encontraba en el club porque no dijo nada al salir, pero se reunió con unos amigos y tomó la decisión.

Los amigos salieron ilesos y les avisaron a los familiares. Su padre Fernando Acevedo y su madre Edilia Rosario contaron que inmediatamente se trasladaron al club, llegaron a las 2 de la madrugada, pero allí no estaba Félix. Lo buscaron en varios hospitales hasta que lo encontraron, sin vida, en la clínica Popular El Paraíso.

Pantalón y camiseta (guarda camisa) era su única vestimenta. Había sido despojado de camisa, zapatos, medias y correa.

El padre de los hermanos Cristóbal Ramón (16) y Marcos Javier Altuve Valenzuela (18), también fue a la morgue en busca de documentos.

Eran los menores de tres hermanos y únicos varones. Practicaban béisbol, Marcos era bachiller y Cristóbal estudiaba bachillerato.

Otros fallecidos fueron: Adrianny Andreína Paz Paz (16), Giovanina Victoria Gómez Suárez 814), Lourdes Catherina Palacios Navas 821), Lislie Alexandra Peñuela Coronado, Alejandro José Durán Escola, Yenifer Esther Bárcenas Márquez, Keiber Eloy Berríos Corona, Jorge Alexander castro Hernández, Luis Ronnie Guerra Alfonzo (19), y YoisYanine Betancourt Castro.

Murieron por edema cerebral, debido a asfixia mecánica por sofocación al inhalar gases tóxicos.

Este domingo frente a las puertas cerradas del club se encontraban algunos ciudadanos ecuatorianos, y comentaron que en la planta baja del edificio funciona el restaurante de comida típica ecuatoriana, que ellos suelen visitar. Las pistas de baile están en los pisos 2 y 3.Las oficinas administrativas están en el mismo inmueble.

Según informó el ministro Reverol, hay 9 detenidos, entre ellos la encargada del club y los jóvenes responsables de la activación del artefacto.

La encargada es Myriam Guzmán, de 42 años, y también está detenido el supervisor de seguridad, Manolo Jean Canela, de 41 años.

Los presuntos responsables de la bomba son jóvenes entre 16 y 19 años.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.