COMPARTE

Que todos los menores de 18 años tienen derecho a recibir una atención y protección especial es algo conocido y aceptado por todos hoy en día. Pero esto siempre no ha ocurrido así. Hasta finales de la década de los ochenta del pasado siglo, no todos los niños y niñas podían beneficiarse de una serie de derechos jurídicos imprescindibles para su protección.

En 1948, la recién fundada Naciones Unidas, la mayor organización internacional existente, aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un documento que contenía implícitamente los derechos del niño, aunque sin concederles toda la relevancia que se merecen. Poco más de una década después, en 1959, la Asamblea General de la ONU, consciente de la importancia que había que otorgarle a la normativa infantil, aprobó una Declaración de los Derechos del Niño que explicitaba, a lo largo de 10 principios, los derechos contemplados en la Declaración de 1948.

Poco después, la ONU determinó que fuera el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para los niños (UNICEF) el organismo encargado de la protección de los menores. Desde entonces se ha empleado a fondo para proteger jurídicamente a la infancia, y fruto de sus debates nació, el 20 de noviembre de 1989, la Convención sobre los Derechos del Niño.

Desde que se aprobara el documento en la Asamblea General de las Naciones Unidas han ido poco a poco ratificándolo los diferentes países de los cinco continentes. En la actualidad son 191 los países que han ratificado la Convención. A lo largo y ancho del mundo, todos los países se han dado cuenta de que es sumamente importante proteger al colectivo más inocente de la sociedad.

Los niños, valga la redundancia, son niños, y hay que cuidarles y protegerles hasta que cumplen los 18 años y se convierten en adultos. Así, los niños y niñas son sujetos de sus derechos, pero es tarea de los adultos velar por su cumplimiento.

Tal y como explica UNICEF, la Convención describe los derechos infantiles en cuatro principios fundamentales:

  1. Los niños no deben sufrir discriminación.
  2. El interés del niño debe ser lo más importante cuando se tomen decisiones que le afecten.
  3. Todos los niños tienen derecho a la supervivencia y el desarrollo; esto incluye el derecho al bienestar mental y físico.
  4. Los niños tienen que expresar sus puntos de vista y siempre tienen que tomarse en consideración sus opiniones en los temas que les afectan.

¿Cómo viven los niños y niñas su día en diferentes partes del mundo?

Hoy en día parece obvio pensar que lo lógico es que los más pequeños tengan acceso a una vivienda digna, a una educación que les prepare para su vida adulta, a las raciones de alimento necesarias para que su crecimiento sea el idóneo o a poder expresar y transmitir sus ideas con libertad, pero esto no es así en todos los casos.

La Organización de las Naciones Unidas lleva años examinando y denunciando los abusos que sufren pequeños de al menos 20 países, donde la realidad es mucho más dura. Violaciones, secuestros, trabajo infantil, niños militares… Muchos pequeños de países como Afganistán, Colombia, Nepal, Haití o Birmania son sacados de las escuelas o directamente no tienen la oportunidad de formarse y disfrutar de su infancia.

Además, la ONG Humanium, que se centra en la ayuda a los niños y niñas más desfavorecidos, ha publicó este mapa en el año 2015 en el que analiza el respeto de cada país a los derechos fundamentales de los niños y las niñas.

Hay determinados territorios donde ser niño o niña es especialmente complicado. Países en guerra o en situaciones de pobreza extrema no son escenarios propicios para el desarrollo de los más pequeños y pequeñas. Estos son algunos ejemplos de países donde actualmente los derechos de la infancia no se están respetando:

Siria: Desde hace más de tres años este país sufre una crisis interna que deriva en importantes conflictos. El colectivo infantil es uno de los más afectados. Se calcula que más de 5,6 millones de pequeños y pequeñas están en riesgo por esta situación, según datos de UNICEF.

República Centroafricana: En este territorio también estalló una crisis hace más de dos años, y ha provocado 860,000 desplazados internos, según datos de Oxfam y la Comisión Europea, de los que muchos de ellos son niños y niñas.

¿Qué derechos de los niños y las niñas se vulneran en el mundo?

Derecho a la salud: Como recogía el Informe Mundial de Nutrición presentado por las organizaciones Acción Contra el Hambre y Save the Children, muchos menores en el mundo sufren enfermedades para las que no hay medicamentos, y mueren cada día, además de malnutrición.

Derecho a la educación: Miles de niños y niñas en todo el mundo no pueden ir a la escuela o no han podido ir nunca, y por lo tanto pierden la oportunidad de formarse para un futuro.

Derecho a una nacionalidad: Como informa ACNUR, algunos países como Birmania, Costa de Marfil o Tailandia no reconocen la procedencia de los menores, y esto hace que sean invisibles y que no puedan disfrutar de algunos derechos civiles básicos.

Derecho a una vivienda digna: Hay países en los que los niños y niñas no pueden disfrutar de un hogar, y esto deriva en problemas de crecimiento, adaptación y seguridad. Incluso en nuestro país, hay menores de edad que se encuentran en peligro de vivir en la calle.

El Día Internacional del Niño pretende concienciar de la importancia de dar a los más pequeños la oportunidad de disfrutar de su infancia, por eso todos los años diferentes organizaciones de distintos países organizan jornadas, actividades, charlas y ponencias sobre este tema.

En estas propuestas no solo participan personas adultas que, como tú, son conscientes de la importancia de ofrecer a los más pequeños, sino también que los niños y las niñas entiendan que no todos los menores de su edad pueden disfrutar las ventajas de ser niño o niña, y educarles en acciones y valores que permitan que en un futuro estas desigualdades se reduzcan todo lo posible.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.