Televisión en Venezuela. Foto: El Diario

A pesar del avance tecnológico y los cambios en el periodismo, 7 millones 25 mil 427 venezolanos viven en desiertos de noticias. El 21% de la población no tiene acceso a información que le permita conocer su realidad  según el estudio «Atlas del silencio» del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS Venezuela).

De acuerdo con la coordinadora de libertades informativas de IPYS Venezuela, Daniela Alvarado, si se tomara en cuenta a la población que vive en desiertos moderados (zonas con restricciones e información insuficiente), la cifra ascendería a 15 millones de ciudadanos que no tienen acceso a fuentes de noticias.

El término desierto de noticias, se refiere a «las localidades, rurales o urbanas, que no son cubiertas por medios de comunicación y por tanto sus habitantes no tienen acceso a noticias relacionadas con su realidad geográfica específica».

Mapa de los desiertos informativos en Venezuela. Foto cortesía: IPYS Venezuela

Principales hallazgos: Desiertos y pobreza

Los estados Táchira (28), Zulia (19) y Sucre (14) son los que más poseen desiertos informativos. La infraestructura, zonas fronterizas y el nivel socioeconómico incide en que se de el deterioro del ecosistema de los medios.

La extensión de largos desiertos informativos también se da en el estado Amazonas, Apure y Delta Amacuro. Alvarado puntualizó que la cobertura de noticias en ciertas zonas enfrenta riesgos particulares.

En base a 602 medios informativos que identificaron trabajadores de la prensa, entre privados (84,4%), comunitarios (10,5%) y estatales (5,1%), el estudio arrojó que la mayoría de los desiertos se ubican en municipios medianos (41,11%) y pequeños (41,67%). Las comunidades rurales son las que más sufren esta problemática.

La radio es el medio que produce más información local diaria, al estar presente en 308 localidades (84,38%) de las 365 zonas estudiadas, entre los 335 municipios del país y 30 parroquias de La Guaira y Distrito Capital. Le siguen los medios digitales establecidos en 261 zonas (71,51%), las televisoras en 160 (43,84%) y los periódicos impresos en 97 localidades (26,58%).

De los mil 623 ciudadanos encuestados, el 25% coincide en que no existen o no conocen medios locales en su comunidad. El 52% utiliza las redes sociales para informarse, 21% los medios digitales, 17% la radio y 6% la televisión.

«Este punto yo creo que es muy preocupante, hay que entender que las redes no son medios de comunicación», comentó Alvarado.

Foro «La información local muere de sed: Desiertos de noticias en América Latina». Foto: Captura de pantalla

El mapa se puede nutrir

Alvarado durante el foro «La información local muere de sed: Desiertos de noticias en América Latina», este 6 de junio, acompañada de periodistas de Argentina, Brasil y Colombia, invitó a los medios de comunicación a que sigan nutriendo el mapa y aportando datos del periodismo local venezolano.

«Hay que ver este estudio como un trazo inicial, un paso en un camino que podemos construir en conjunto hacia la superación de los desafíos que enfrenta el periodismo y la ciudadanía, en cuanto al ejercicio de sus derechos de libertad de expresión y de acceso a la información», afirmó.

Desiertos en Colombia, Brasil y Argentina

En el estudio «Cartografías de la información», se reflejó que en una tercera parte de Colombia no existen medios de comunicación tradicionales y en la otra tercera parte si los hay, pero no existen medios que cubran información periodística.

Jonathan Bock, de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip Colombia), explicó que este tipo de estudios es el punto cero para trabajar en los desiertos informativos.

En Brasil, «El Atlas de la Noticia», en su última edición constató una reducción de 9.5% en los desiertos de noticias. Cristina Zahar de la Asociación Brasileña de Periodismo Investigativo, dijo que antes de celebrar el cambio se debe recordar que 312 ayuntamientos pasaron de ser desiertos a semidesiertos.

Aunque la cifra es positiva, consideró que es pequeña debido a la magnitud de la región.

Como miembro del Foro de Periodismo de Argentina (Fopea), Irene Benito habló de la amenaza contra el periodismo en Argentina y Sudamérica.

Dijo que se nutrió de la experiencia de Brasil, Colombia y Venezuela para desarrollar un estudio que contribuyó al análisis de los desiertos de noticias durante la pandemia de la COVID-19. Aclaró que hasta ahora, han visto un deterioro de la fotografía que hicieron.

Si deseas ver el Atlas del Silencio visita la página de Ipys Venezuela




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.