(Cortesía)
COMPARTE

Tras perder a todos sus ministros a manos del Congreso, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, nombrará un nuevo equipo este domingo, aunque ahora con una ventaja: si los legisladores rechazan su nuevo gabinete, él puede disolver el Parlamento.

“El domingo juramentará el nuevo primer ministro y su gabinete ministerial, con absoluto respeto a la Constitución y a los valores democráticos”, señaló el viernes el mandatario.

Para rearmar su equipo, Kuczynski canceló su viaje a la Asamblea de Naciones Unidas en Nueva York y una reunión que tenía con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Pero prevé aún ir al Vaticano, con miras a la visita del papa Francisco en enero de 2018 a Perú.

El gabinete que presidía el primer ministro Fernando Zavala pidió el voto de confianza del Congreso, cerrando filas en torno a la ministra de Educación, Marilú Martens, a quien la oposición había amenazado con censurar.

El pedido sorprendió a la opositora Fuerza Popular, liderada por Keiko Fujimori y que controla el Congreso. Para esta agrupación, Martens no supo solucionar a tiempo una prologada huelga de maestros y debía irse, por lo que terminó este viernes negándole la confianza a todo el gabinete por amplia mayoría.

Durante su primer año de mandato, Kuczynski había perdido tres ministros por choques con el Congreso, donde 71 de 130 legisladores son del partido de Keiko Fujimori, excandidata presidencial e hija del expresidente preso Alberto Fujimori (1990-2000), que ha mantenido contra las cuerdas al gobierno.

– Cuestión de cálculo –
Si bien Kuczynski perdió a sus ministros y deberá nombrar otros, la maniobra lo dejó con una ligera ventaja: si el Congreso rechaza su nueva propuesta ministerial, la ley le permite disolver el Parlamento, al que el oficialismo acusa de obstruccionista, y convocar a nuevas elecciones legislativas.

Kuczynski, un exbanquero de Wall Street con pocas habilidades políticas, en esta ocasión parece haber hecho una jugada maestra.

“Kuczynski es un hombre de negocios y sabe que a veces hay inversiones que en el momento pueden dar pérdida, pero que dan beneficios a futuro”, dijo a la AFP el director de la consultora política Vox Populi, Luis Benavente.

“Después de un año de gobierno aguantando golpes, presidente parece por fin que quiere salir de las cuerdas y empieza a golpear”, agregó.

Según analistas, el gabinete actual ha cometido demasiados errores y se ha debilitado, incluso con un nivel de aprobación presidencial que alcanza el 17%. Su disímil bancada en el Parlamento tiene 17 miembros.

“Estaba destinado a morir y Kuczynski simplemente les consiguió un victimario”, dijo Benavente.

“No permitiré que se ponga en peligro la reforma educativa, ni que se juegue políticamente con el futuro de los niños”, aseguró Kuczynski, al parecer impulsado por su decisión, tras meses de críticas por dejar que la oposición le marcara la agenda.

Ahora, momentáneamente, el fujimorismo, que también se ha desgastado en esta lucha política con sus declaraciones furibundas contra el gobierno, y quedó entre la espada y la pared: si le da otro golpe igual a Kuczynski, se cierra el Congreso. Mueren Sansón y todos los filisteos.

Los mandatos del presidente y del actual Congreso culminan en julio de 2021.

– Cabeza fría –
Más allá de que la jugada le haya resultado a PPK -acrónimo por el que se conoce al presidente- sus críticos le siguen reclamando su falta de manejo político. Su equipo ministerial saliente estaba plagado de técnicos

“Debe ampliar su base política, tal vez alguien que no sea de su partido, que busque diálogo”, precisó Benavente.

Además, este tipo de asuntos suele alarmar a los mercados, pese a la estabilidad económica de Perú. Por ello, el presidente del Banco Central, Julio Velarde, pidió que piensen con “cabezas frías”.

“El peor escenario sería ir a nuevas elecciones del Congreso, sería horrible, nadie sabe quien sale, allí todos pierden, sería negativo y probablemente sí afectaría el crecimiento económico del país”, aseguró.

Para la consultora de riesgo Eurasia Group, si bien las tensiones políticas no disminuirán, es improbable que lleguen hasta la disolución del Congreso, “porque ninguna de las partes tomará la iniciativa”.

“Los cambios ministeriales podrían conducir a algunos retrasos en políticas de crecimiento pero no las alterarán. De hecho, es poco probable que el nuevo gabinete difiera mucho del que fue expulsado”, sostuvo en un reporte.

Lo cierto es que, después de un año y tras constantes palizas opositoras, Kuczynski respondió el golpe.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.