Decimos que la salida del drama venezolano es judicial pues tenemos cerradas las otras en las que en un principio ilusamente creíamos como fueron la intervención militar, así como un proceso electoral verdaderamente democrático. En cambio, una determinación de esa fiscalía certificando la ocurrencia de crímenes contra la humanidad y acusando a Nicolás Maduro y sus colaboradores como autores materiales e intelectuales, y emitiendo órdenes de captura para su enjuiciamiento tendría un efecto demoledor pues de los 193 países que integran la ONU, 123 forman parte del Tratado fundacional denominado Estatuto de Roma que es el que rige a la Corte Penal Internacional lo cual indica que Maduro quedaría vetado de toda representatividad no solo ante los países que integran dicho Estatuto sino también en el propio seno de la ONU. Esto, por supuesto, si es que la clase política que actualmente es reconocida como la legítima representante de Venezuela se despierta ante esa salida y despliega una actividad apropiada a tal finalidad.

EL TRIBUNAL MUNDIAL DE LA INCOMPETENCIA
La Corte Penal Internacional hasta ahora ha sido un fraude, un instrumento para ahogar esperanzas de justicia de aquellos seres humanos víctima de barbaries y en cuyos países no existe una real instrumentación para aplicarla. Lo que ha dictado en 19 años de existencia solo han sido 9 sentencias. Esa desesperante ineficacia pone al sistema en la imposibilidad de alcanzar la velocidad del crimen, y sobre todo al de connotaciones universales que fue precisamente el motivo de su creación Eso ha motivado toda clase de críticas que muy bien resume un artículo titulado “El tribunal mundial de la incompetencia” firmado por Eduardo Febbro publicado en el diario “Brecha” https://brecha.com.uy/tribunal-mundial-la-incompetencia/

Contra esa imagen será lo que tendrá que luchar el nuevo fiscal Karim Khan bajo el recordatorio de que el cargo no hace al hombre, sino que es el hombre el que hace al cargo, el que le da la prestancia debida.

COMO FUNCIONA
La puerta de entrada para el sistema de justicia en esa CPI es su fiscalía, allí es donde se inicia el proceso de investigación (1) en caso de encontrarse elementos demostrativos de que se cometen delitos calificables como de “lesa humanidad” y (2) que en el país donde ocurren no se produce un tramite serio, confiable, verdadero, para castigarlos. Será entonces cuando se abre un juicio… a menos que el (la) fiscal coludido con los criminales se desentienda y busque formas de evadirlo, que es lo que ha ocurrido con los dos fiscales que hasta ahora ha tenido ese tribunal y que es la explicación al hecho de esa ínfima cantidad de sentencias.

Las dos personas que hasta ahora han ocupado el cargo de Fiscal son las responsables de esa ineficiencia del tribunal. Desidia, vagancia y corrupción es lo que ha sido el denominador común de ambos. La dupla Luís Moreno Ocampo y Fatou Bensouda respectivamente en los dos períodos transcurridos entre 2002 a 2021 tuvieron una gestión terrible; al primero le descubrieron que recibía dinero de Hasán Tatanaki, un testaferro del dictador libio Muamar el Gadafi, y hasta una cuenta en los paraísos fiscales en el caso “Panamá Papers” y a la Bensouda, entre otras cosas se le conoció un episodio en un banco de Dubai. Es que la mano suave que en investigaciones se dispensa los tiranos no es de gratis.

HAY GRANDES EXPECTATIVAS CON EL NUEVO FISCAL
Los antes mencionados fiscales Moreno Ocampo y Bensouda accedieron al cargo por negociaciones entre los Kirchner, Hugo Chávez y las tiranías africanas encabezadas por el militar Yahya Jammeh de Gambia, quienes manipulaciones por medio lograron que sus designaciones se hicieran “por consenso” entre los países miembros del Estatuto de Roma, pero este nuevo fiscal no, este lo alcanzó por votación secreta en reñida competencia ante Carlos Castresana un abogado español, candidato del gobierno socialista de Pedro Sánchez quien armó un comando para eso encabezado por quien Joseph Borrel, quien fuera su Canciller y ahora Alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores. También Baltasar Garzón formó parte de ese equipo.

QUIEN ES EL NUEVO FISCAL
Hasta el año 2030 el cargo corresponderá ejercerlo a Karim Khan, él es un abogado británico nacido en el año 1970 en Edimburgo, Reino Unido, tiene grado académico de doctor en derecho de la universidad de Oxford, fue Fiscal de la Corona de Inglaterra y Gales; ha trabajado casos en la CPI, en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia y el similar para Ruanda en los que estuvo como asesor jurídico para las oficinas de las fiscalías de ambos tribunales. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres lo nombró como Subsecretario General del Organismo. En el historial de este abogado también encontramos que hasta su elección tuvo a cargo la investigación sobre los crímenes del grupo terrorista ISIS.

QUE SE ESPERA DE ÉL
La primera tarea de este tercer fiscal en la historia de la CPI será tratar de facilitar su acceso, agilizar los procesos, perseguir el crimen y obtener mas condenas contra sus autores y cómplices, pues los resultados de las anteriores gestiones han sido verdaderamente ridículos. Entre otros casos pendientes Karim Khan tendrá que decidir los próximos pasos en la investigación respecto a las denuncias sobre crímenes de lesa humanidad en Venezuela, los crímenes de guerra en Afganistán y la investigación sobre el conflicto Israel-palestino en Gaza.

LA SITUACIÓN DEL CASO VENEZOLANO
El anterior fiscal Luis Moreno Ocampo cerró 22 denuncias que se habían interpuesto contra Hugo Chávez por los crímenes que se le denunciaron, y los cerró sin ni siquiera notificar a quienes las interpusieron, lo hizo a escondidas y solo se supo cuando lo reveló ante la acuciosidad de Patricia Janiot en una entrevista que le hacía. Por su parte Fatou Bensouda prácticamente forzada a pronunciarse ante la avalancha de exigencias que se le estaban haciendo sobre nuevas denuncias, el 8 de febrero de 2018 anunció que abriría un procedimiento denominado “examen preliminar” sobre las mismas, pero solo respecto a hechos ocurridos desde el año 2017 en adelante con lo cual evadió pronunciarse sobre las denuncias que se le habían consignado antes de ese año.

El examen preliminar está referido a la constatación de la verosimilitud de los hechos denunciados, no es un examen al fondo de los hechos por lo que resulta un exagerado retardo el que tres años y medio después no se hubiera pronunciado al respecto, y es ahora casi cuando termina su mandato que se cuelan indicios de un posible anuncio de resultados y hasta de una medida de detención contra Maduro, indicios que se apoyan en el radical cambio de actitud de los personeros de la dictadura con quienes se había venido mostrando tan amigable, y que ahora han aparecido denunciándola de estar parcializada.

Cuando este artículo salga publicado solo faltarán 4 días para que Fatou Bensouda entregue el cargo, no sabemos si para ese entonces se habrá decidido a emitir algún pronunciamiento al respecto, pero lo que si es obvio es que de no hacerlo le dejará la mesa servida al que la sustituirá y quien viene con muchas ganas de cambiar la imagen de esa fiscalía y con ello de esa Corte Penal Internacional para revivirla de la muerte lenta que se le está desarrollando

EN EL CASO VENEZUELA
Decimos que la salida del drama venezolano es judicial pues tenemos cerradas las otras en las que en un principio ilusamente creíamos como fueron la intervención militar, así como un proceso electoral verdaderamente democrático. En cambio, una determinación de esa fiscalía certificando la ocurrencia de crímenes contra la humanidad cometidos por Nicolás Maduro y sus colaboradores y emitiendo órdenes de detención para su enjuiciamiento tendría un efecto demoledor pues obligaría cuando menos a todos los 131 Estados parte del Estatuto de Roma a acatarla, entre otras consecuencias él quedaría vetado de toda representatividad no solo ante esos países, sino también en el propio seno de la ONU.

MI OPINIÓN SOBRE LA POSIBILIDAD DE SALVACIÓN DE LA CPI
Finalmente voy a resumir mi opinión, mi convicción sobre el dilema que ahora mismo enfrenta el sistema de justicia universal: La Corte Penal Internacional está al borde de la sepultura y solo la salvará de caer en ella el que Maduro vaya preso como autor de crímenes para cuyo castigo fue creado ese tribunal, crímenes que han estremecido al mundo y que han ocasionado el precedente único de que 6 países lo hayan acusado formalmente de ello, y mas de 60 países lo tengan calificado como un usurpador del cargo de presidente.

Quien quiera profundizar sobre los procedimientos de la CPI recomiendo el trabajo (ponencia) del Dr. Fernando Fernández titulado “Esquema de la Investigación y el Procedimiento ante la Corte Penal Internacional”
https://www.corteidh.or.cr/tablas/21023.pdf

Carlos Ramírez López @CarlosRamirezL3




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.