La vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca/ Foto France 24

La Comisión Europea retiró la autorización a la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca tras así solicitarlo la farmacéutica en marzo por «motivos comerciales» y no porque esta haya admitido que puede provocar trombosis, un efecto secundario muy raro que está indicado en el prospecto del fármaco desde 2021.

La Comisión Europea notificó el pasado 27 de marzo que, a petición de AstraZeneca, retira la autorización de comercialización del medicamento a partir del 7 de mayo.

En aquella comunicación, el Ejecutivo comunitario no hizo referencia a que la decisión estuviese relacionada con los posibles efectos secundarios de la inyección, la tercera que en recibir el visto bueno de los reguladores europeos, después de las elaboradas por Pfizer/BioNTech y Moderna.

Falta de demanda

Por su parte, la farmacéutica británica, que solicitó la retirada el pasado 5 de marzo, justificó esta decisión en la falta de demanda y por el excedente de vacunas contra la covid-19 que existe en el mercado.

“Dado que se han desarrollado múltiples vacunas actualizadas para variantes de covid-19, ahora hay un excedente de vacunas disponibles. Esto ha provocado una disminución en la demanda de Vaxzervria, que ya no se fabrica ni suministra”, señala en la nota.

Casos inusuales de trombosis

Días antes de que la vacuna se dejase de comercializar en el mercado europeo, el diario británico The Telegraph publicó que AstraZeneca había admitido «por primera vez«, en una comunicación al Tribunal Superior de Reino Unido, que su vacuna puede causar trombosis en «casos muy raros«.

La proximidad temporal de ambas informaciones ha suscitado la circulación de mensajes que afirman que la retirada responde a este posible efecto secundario, a pesar de que ya se especifica en el prospecto de la vacuna desde 2021.

En abril de ese año la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) encontró un posible vínculo entre las inoculaciones de AstraZeneca y casos “inusuales” de “coágulos de sangre con plaquetas bajas” tras un análisis de 62 casos.

Desde entonces, el prospecto de esta inyección incluye como «efecto muy raro» (1 de cada 10.000 casos) la formación de «coágulos de sangre a menudo en lugares inusuales«, mientras que la EMA determinó que «los beneficios generales de la vacuna para prevenir la covid-19 superan los riesgos de los efectos secundarios”.

En todo caso, su retirada se debe principalmente a que la vacuna «no tenía demanda ni estaba en uso«, según explica a EFE Verifica Jaime Pérez, miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Vacunología (AEV).

Este experto subraya que este fármaco «no se ha adaptado» a las distintas variantes de la covid-19 -como sí han hecho otras farmacéuticas con sus respectivas vacunas- debido a su baja demanda, por lo que «lo normal en estos casos» es «retirarle la licencia y que figure como no disponible«.

Las vacunas protegen contra enfermedades graves

Por su parte, Raúl Ortiz de Lejarazu, microbiólogo y director emérito del Centro Nacional de Influenza, señala que el riesgo de trombosis es algo que existió “con todas las vacunas basadas en vectores de Adenovirus frente a la covid, como la producida por Jansen.

Sin embargo, al conocerse esta posibilidad “muchos países, España entre ellos, suspendieron su administración”, de ahí la baja demanda de esta inyección, señala.

Jaime Pérez subraya que la formación de coágulos no es un efecto secundario habitual en las vacunas, que presentan estándares de seguridad más altos que otros fármacos porque se inoculan a personas sanas.

Aun así, Pérez destaca que, en el caso de la de AstraZeneca, se detectaron 8 casos de trombosis por un millón de personas vacunadas.

Asimismo, los datos oficiales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) avalan la eficacia de las inyecciones contra la covid-19.

Según los últimos resultados publicados en la web de los CDC, la vacunación en adultos proporciona una protección alta y sustancial contra la enfermedad grave, hospitalización y fallecimiento.

Además, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades y la EMA evidenciaron que «todas las vacunas autorizadas en la Unión Europea«, así como las dosis de refuerzo, son «seguras y eficaces» y protegen contra la hospitalización, un desarrollo grave de la enfermedad o la muerte.

En definitiva, no es cierto que la UE haya suspendido la venta de la vacuna contra la covid-19 de AstraZeneca por causar trombosis, un posible efecto secundario que se conoce desde 2021 y que no tiene relación con la retirada de este fármaco.

 

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Puedes unirte a nuestros canales
Telegram: https://t.me/titularesec
Whatsapp:
O si prefieres nuestro grupo en WhatsApp:
Con gusto te enviaremos las noticias más relevantes del día

También puedes seguirnos en Google Noticias:




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.