Adriana Desiré Rivero Osorio, de 36 años, murió victima de linchamiento junto con su pareja, de 24 años, cuando los sorprendieron hurtando bombillos en edificios residenciales de El Valle.

El hecho ocurrió el jueves 20 de junio aproximadamente a las 5:00 de la tarde, en la parte alta del barrio San Andrés, donde quedaron tendidos los cuerpos, que presentaban golpes contundentes, puñaladas y disparos.

De acuerdo con la investigación que adelantó el Cicpc, vecinos y delincuentes del barrio se organizaron para darles una lección porque tenian tiempo cometiendo robos en la zona.

Los familiares de Adriana notaron su ausencia, comenzaron a indagar, les llegaron rumores de que la habían asesinado, fueron a la morgue el jueves 27 y la encontraron.

Estaba irreconocible. Una hermana la identificó por fotografia. Tenia un disparo en la frente, pérdida de un ojo, puñaladas en varias partes del cuerpo y otras lesiones.

Adriana vivía en la Cota 905, dejó cinco hijos que están con familiares y desde su adolescencia estuvo en varios centros de rehabilitación debido a su conducta y adicciones.

Su hijo mayor, que tiene 12 años, vive con la familia materna, la niña de 9 años y el varón de 10 fueron adoptados por el pastor José Luis Celis, del centro “Nosotros Unidos” de Coche, donde Adriana estuvo recluida y se marchó varias veces.

Su último parto fue de morochos, tienen seis años y viven con los abuelos paternos.

Adriana venia de una familia disfuncional. Fue abusada a los 10 años, su madre fue asesinada dentro de su casa y abandonado su cuerpo en la calle, a su padre lo mataron en el Retén de Catia, un hermano tambien fue asesinado en la carcel de San Juan de Los Morros.

El pastor Celis estuvo en la morgue apoyando a los familiares para retirar el cuerpo y sepultarlo. El y su esposa siempre acogieron a Adriana, para tratar de recuperarla, pero pasaba un tiempo en el centro y de repente se iba.

Deambulaba por la zona de El Peaje, donde la conocian, y al notar que no regresó al sector su familia comenzó a indagar sobre su paradero.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.