El saxofonista Enrique Lara, director de Cultura del Centro Venezolano Americano de Carabobo (CEVAC). (Cortesía)

“Me preguntas que fue primero para mí, el jazz o el saxofón. Es difícil responderte porque me inicié como guitarrista. Tocaba el cuatro y me encantaba participar en parrandas y gaitas, expresa el reconocido venezolano maestro Enrique Lara, director de Cultura del Centro Venezolano Americano de Carabobo (CEVAC), para quien el jazz es un símbolo de tolerancia, unidad y paz.

Cuenta que ya siendo un adolescente, la guitarra eléctrica y el rocanrol le atraparon. “Solo me bastó escuchar una fusión de bosa nova y jazz de y Joao Gilberto, para decidirme: Esta es la música que tengo que hacer. Quedé tan impresionado que me fui a comprar un saxo muy económico para la época y como tú sabes, este instrumento va muy de la mano con el Jazz”, relató en la víspera del Día Internacional del Jazz.

Para el maestro del saxofón Enrique Lara, director del Festival Internacional de Jazz de Naguanagua, abril marca su cita mundial con los movimientos musicales.

El día 30 de abril fue declarado por la ONU como El Día Internacional del Jazz, porque rompe barreras y crea oportunidades para la comprensión mutua y la tolerancia. El jazz es una forma de libertad de expresión, justificó en su exposición de motivos el organismo internacional para la creación de esta fecha. Simboliza la unidad y la paz.

El jazz fomenta la igualdad de género y refuerza el papel de la juventud en el cambio social. “Festejarlo reviste una importancia profunda porque desde sus comienzo planteó la rebeldía, el sufrimiento de una raza oprimida y la emancipación de los esclavos afroamericanos. El jazz tiene connotaciones sociales y políticas a diferencia de otras manifestaciones musicales netamente recreativas”.

¿El jazz es de y para las élites?
-La historia impuso indirectamente esa idea y en su misma ignorancia desconocen que los negros, los pobres, los explotados y marginados por el capitalismo de fines del siglo XIX, hicieron posible que naciera el jazz. Esto nos hace considerarlos sus legítimos creadores. No obstante el jazz se ha convertido en un producto de las élites, lo manejan y controlan para satisfacer los vacíos dejados por la misma condición de su clase social.

¿El jazz es entonces una expresión de una realidad social?

-Así es. Los historiadores que se han dedicado mucho tiempo a estudiar el jazz lo han reconocido: Su origen está íntimamente ligado a la realidad social y al entorno de sus creadores. No surgió de las élites económico-políticas, ni es producto de las grandes corporaciones que dominan la industria de la música. Todo lo contrario es la oposición de la enajenación social, porque se deriva del entorno de los pobres y de los negros que solo tenían al jazz como su única forma de expresarse.

Su condición de explotados en las plantaciones del sur estadounidense fue un punto que le dio sustancia y sustento para su contenido como expresión social y artística. Un intento para oír y percibir el mundo que le cae encima. Ese contenido real-social, tenía una raíz política porque los primeros músicos lo usaron como un medio para sobrevivir, cuestionar su realidad y el orden existente.

El Jazz símbolo de rebeldía

A los esclavos se les prohibió ejecutar música de su cultura y tradiciones y solo se les permitía el uso de instrumentos occidentales: piano, violín, trompeta y una gran cantidad de etcéteras.

¿Pero sabes? Los amos no contaban con que ellos manifestarían su cultura a través de estos instrumentos, forjándose una expresión de dolor y rebeldía que desembocaría en diversas formas musicales como el Blues y el Ragtime, que pudiesen ser considerados como proto-Jazz.

Enrique Lara finalizó con este pensamiento de Joachim E. Berendt

Quien se aficiona al jazz eleva con su actitud el nivel de «los sonidos que nos rodean», es decir, el nivel espiritual, intelectual y humano: el nivel de la conciencia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.