Foto Gabriela Suniaga

Los comerciantes del municipio Naguanagua están sorprendidos por el aumento exagerado del impuesto de aseo urbano que aumentó en 300% con respecto al mes de marzo.

El Carabobeño consultó con locatarios de varias zonas de la jurisdicción para conocer el impacto que tendrá el alza en sus operaciones, ya que muchos de estos locales no pertenecen a los sectores priorizados por el gobierno nacional por lo tanto, solo pueden abrir sus santamarías 14 días al mes, en las semanas de flexibilización económica.

“Si la gente está en sus casas sin mover el carro, ¿qué repuestos van a estar comprando?. djo el encargado de un local de venta de repuestos de vehículos en el centro de Naguanagua. Sus ingresos cayeron 50%, por lo que un aumento de impuestos en este momento de pandemia y limitaciones para trabajar es un duro golpe al bolsillo.

La administradora del C. C. Dalida, en el casco histórico del municipio, pasó de pagar aproximadamente 9 millones  a 32 millones de bolívares. Sus ingresos salen del alquiler de los locales que permanecen cerrados durante las semanas de flexibilización.

Giuseppe Palmeri, encargado de un local de helados en el centro comercial El Hatillo, comentó que el monto pasó de 4 millones a 16 millones de bolívares. Consideró que aunque el aumento es considerable, la cifra sigue siendo pagable. Según declaró, este comercio no genera gran cantidad de desechos.

Nelly Corona administra un comercio de lubricantes que tiene más de 25 años en las inmediaciones de la plaza Bolívar de Naguanagua.

Ella comentó que la alcaldía ha sido muy estricta en cuanto al cumplimiento del cierre de las empresas en las semanas radicales. “Desde que comenzó la pandemia solo nos exoneraron el mes del pago del aseo a los comercios que no trabajamos los 21 días en Semana Santa de este año. Pero en abril aumentaron en más de 300%, de 10 millones que pagábamos nos subió a 35 millones de bolívares”.

Con la escasez de gasolina y gasoil se paralizaron las ventas de aceite. En una semana pueden vender dos filtros, un bombillo, pero nada como antes.

Corona relató que las fallas de electricidad afectan los puntos de venta para recibir bolívares y la falta de billetes de dólares de baja denominación les impide dar el vuelto a las pocas personas que se acercan.

En el centro comercial Free Market. una locataria de venta de ropa pagaba 1,98 dólares, monto que ahora es de 5,08 dólares.

Solo esperan sobrevivir

 

 

Hace 3 años la familia Morales abrió una floristería en la calle del hambre de Las Quintas, Hoy solo intentan sobrevivir para no cerrarlo, pero lamentablemente pareciera la única vía ante el escenario de prohibición de trabajar durante las semanas de radicalización económica y el aumento de tributos que deben pagar al Estado.

Miguel Morales, encargado del negocio, acotó que aunque no tienen empleados pues trabaja toda la familia, es insostenible mantener el negocio en estas condiciones. El continúa trabajando en su profesión para percibir otros ingresos económicos. Desde la llegada de la pandemia los ingresos disminuyeron más de 50%.En la misma calle del hambre, a unos pocos metros de la floristería, está una tienda de víveres. Tiene permitido abrir en semanas radicales pero con limitación de horario. El impuesto les aumentó de 25 millones a 98 millones de bolívares.

El encargado sabe que es imposible subir el precio de los productos que ofrece, pues se trata de alimentos.

El pago del impuesto del aseo urbano no puede atrasarse ya que es necesario estar al día para poder pagar el resto de los tributos. El pago de los impuestos está anclado al petro, situación que rechazan los locatarios ya que el valor de esta criptomoneda es fluctuante.

El Carabobeño intentó obtener la versión del presidente del Concejo Municipal de Naguanagua, Germán Tarazona, quien se excusó alegando que no está autorizado para hablar del tema.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.