gasolina-naguanagua-colas-

Por estos días, hacer cola para adquirir gasolina no necesariamente significa que se terminará con el tanque lleno.

A pesar de las restricciones implementadas por las autoridades regionales –la priorización del uso del combustible para sectores clave durante la cuarentena o la activación de escasas estaciones de servicio para tal fin- la mayor parte de los carabobeños, los llamados civiles, insiste en que tiene derecho al producto y lo requieren para realizar sus actividades básicas.

Muchos alegan que, como trabajadores independientes o propietarios de empresas, deben laborar a diario para generar ingresos que les permitan comer. Otros tienen requerimientos sanitarios específicos por lo que tienen que trasladarse a un servicio médico para ser atendidos.

Hay quienes cuidan a personas vulnerables y no viven con ellos, por lo que necesitan movilizarse, comprarles medicinas o alimentos.

Inclusive existen casos de personas que quedaron varadas en Valencia durante el decreto de alarma, viven en sitios distantes y no han podido resolver el retorno porque no pueden echar a andar sus vehículos.

Reclaman por su derecho a la gasolina

Por todas las razones expuestas, se trata de gente que no tiene más remedio que esperar en un fila durante días, con la esperanza de obtener un poco de carburante para llevar una cuarentena “lo más normalmente posible”, aunque la situación de por sí no lo permita.

gasolina-naguanagua-colas-

Señalan que el asunto de la gasolina no se circunscribe únicamente a quienes han resultado priorizados y están dispuestos a sobrepasar la presión policial en Naguanagua a partir de un decreto que prohíbe las pernoctas en los alrededores de las estaciones de servicio.

El caso es que este viernes, en vísperas de la activación de la bomba Paramacay, cientos de conductores se congregaron, organizaron y numeraron sus carros en los alrededores  de El Carabobeño para optar por el combustible este sábado, aunque llevan en el lugar desde el pasado domingo 29 de marzo sin lograr el objetivo.

gasolina-naguanagua-colas-

Preocupados por el desalojo

El señor Manuel, habitante de Naguanagua, afirma que llegó a las 9:00am. No puede irse porque no podrá llegar a ningún lado sin empujar el carro. Tiene una camioneta que carga 160 litros y la última vez que tuvo acceso al combustible, hace tres semanas, le permitieron sólo 30 litros.

Indicó que ni martes ni jueves pudo cargar combustible y ahora denuncia que, por orden del alcalde Gustavo Gutiérrez, los efectivos policiales municipales hacen rondas y les amenazan para que eviten pernoctar. No obstante, alega que de irse nadie le garantizará el lugar para llenar su tanque por la mañana.

–¿Cómo ha hecho para resistir acá? ¿Tiene algún relevo?

“Con mi familia, unos vienen, toman mi lugar, me permiten darme un baño, comer, hacer mis necesidades. O con los mismos que están acá. Ya hemos hecho amistad y nos apoyamos entre todos”.

El jueves vivió una experiencia traumática. De la cola pasaron solo doce personas para cargar gasolina, pero sólo lo lograron cinco. Al resto les alegaron que se había acabado el combustible. “Vimos llegar dos gandolas ayer. ¿Cómo es posible que se haya acabado? Pero en la noche vimos pasar camionetas y llenar, mientras nos mantienen aquí. Se están burlando de nosotros”, dijo.

Carlos, también residente de las cercanías, dijo que hay colas para Paramacay en muchos sitios, una de civiles y una de funcionarios, en los alrededores de El Carabobeño, pero también que hay colas en otras calles aledañas, como la del centro comercial Free Market, de donde asegura que “pagan en dólares para que les permitan llenar”.

Se quejan de maltratos

También se queja del maltrato que les han infligido algunos efectivos militares: “Nos dicen que no nos van a hacer pasar porque no les da la gana”. Desde que está allí, si ha pasado una decena de carros es mucho, según afirma.

Luis Alberto, un poco más adelante en la cola, le solicitó al alcalde Gutiérrez que les emita un permiso para pernoctar allí o un compromiso de que se les despachará “firmado y sellado por él”, porque de lo contrario, adelantó, no se moverán ya que nadie les garantizará abastecimiento si se apartan.

gasolina-naguanagua-colas-

Una señora llegó luego y les pidió a todos organizarse y de manera pacífica hacer presión para que no los desalojen pues, como expresaron antes que ella, su preocupación es que de irse no les abastezcan de gasolina al día siguiente.

Solicitan excepciones

En la cola hay adultos mayores y personas con condiciones de salud comprometida que requieren que se les haga una excepción.

Alejandra es uno de ellos. Su bebé de cuatro años tiene una colostomía y precisa de una evaluación permanente en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET) de Valencia. Necesita el combustible para trasladarlo a diario.

“Habito acá en Naguanagua y tengo en la cola ya 11 días, desde el martes de la semana pasada, me turno con mis familiares. Logré hablar con los militares y me iban a prestar la ayuda, pero la Policía Municipal de Naguanagua lo impidió”.

gasolina-naguanagua-colas-

Al respecto señalan que, en la zona, la Policía de Naguanagua se ha constituido en el primer anillo de seguridad, que impide que las personas se acerquen a la bomba Paramacay o siquiera ingresen a la avenida Universidad.

La madre agregó: “No he conseguido que consideren la situación del niño, y de paso nos quieren desalojar. Le pido al Alcalde que nos ayude, nos colabore, porque sabemos de la situación por el coronavirus, pero tienen que considerar ciertas excepciones”.

Hasta las 6:00 de la tarde estas personas no habían sido desalojadas, tal como lo estableció el decreto anterior y el que lo derogó posteriormente, pues ambos prohiben las pernoctas en los alrededores de las estaciones de servicio




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.