Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Murió niño herido de bala presuntamente por un policía de Carabobo

Yerson Franco, de 6 años, se preparaba para salir con sus padres el 31 de diciembre a comprar una prenda para estrenar en la noche. Eran las 9:30 a.m. cuando de manera sorpresiva un presunto funcionario de la Policía de Carabobo de la estación Bucaral habría disparado varias veces para detener a un delincuente.

(Foto cortesía de Jennifer Anais Infante)

Yerson Franco, de 6 años, se preparaba para salir con sus padres el 31 de diciembre a comprar ropa para estrenar esa noche. Eran las 9:30 a.m. cuando de manera sorpresiva un presunto funcionario de la Policía de Carabobo de la estación Bucaral habría disparado varias veces para detener a un delincuente.

Franco estaba fuera de su casa y una de esas balas le impactó. Su grito alertó al papá quien vio como se desplomaba su hijo. El progenitor le dijo al funcionario que parara de hacer eso que habían niños cerca pero le respondió con improperios. De inmediato se movilizaron a la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET) para salvarlo.

El menor llegó con signos vitales pero una herida de bala en el tórax le complicaría la vida. Dos meses luchó Franco para sobrevivir. Este viernes murió cerca de las 10:00 a.m. por una bacteria que se le alojó  desde hace un mes en su corazón mientras estaba recluido en la CHET.

La bacteria fue la Pseudomonas según comentaron los familiares y ante la falta de medicamentos, en especial los antibióticos, el menor no resistió. Con mucho dolor su padre abrazaba al niño mientras lo ingresaban por el portón azul que rechina en el Departamento de Patología Forense cuando reciben muertes violentas.

Los familiares se abrazaban unos con otros, el papá destrozado tomaba en sus brazos a una de sus niñas ante el dolor. El menor comenzaría en los próximos meses el primer grado. Era el séptimo hijo.

LA AMENAZA

Los vecinos vieron a tres funcionarios identificados con el logo de la policial estadal. Algunos comentaron que no seguían a ningún delincuente, sino que el presunto homicida estaba bajo efectos del alcohol. Otros alegan que el uniformado ahuyentaba a los antisociales de la zona con los disparos.

Cuando los familiares y vecinos de Franco lo vieron en el piso, les dijeron a los funcionarios que los denunciarían. Estos los amenazaron si decían algo. En la morgue algunos testigos comentaron que lograron leer los apellidos García y Cantero en los uniformes.

Nadie se atrevió a denunciar porque los policías al parecer son de la zona y conocían a cada uno de ellos.

@Richardtineocs

Únete a nuestros canales en Telegram y Whatsapp. También puedes hacer de El Carabobeño tu fuente en Google Noticias.

Murió niño herido de bala presuntamente por un policía de Carabobo

(Foto cortesía de Jennifer Anais Infante)

Activa las notificaciones Lo pensaré