COMPARTE

Es frecuente citar el pensamiento de Gramsci: “lo nuevo que no termina de nacer, lo viejo que no termina de morir”. Hoy volvemos a utilizarlo por el hecho de que cada vez se acopla más exactamente esa reflexión a la situación venezolana. Luchas llenas de incertidumbres, de desesperanzas aprendidas, de reales frustraciones y para colmo un gobierno moviéndose en la cuerda floja.

Es tal la confusión de estos últimos días que los mismos recalcitrantes antigobierno que piden el linchamiento de la MUD están dispuestos a entregar sus vidas por la Unidad. Pero sin percatarse de que ésta no se logrará sin la MUD o con cualquiera otra organización que reagrupe los partidos de oposición, solo que con siglas diferentes.

El remozamiento, la coherencia, las actualizaciones de sus estrategias adaptándolas a las nuevas exigencias

Ahora, muy distinto sería el planteamiento frío y calculador. El remozamiento, la coherencia, las actualizaciones de sus estrategias adaptándolas a las nuevas exigencias. Por ejemplo, incorporar otras instituciones como la de los estudiantes, las ONG, eso es lo racional; no los actos de fanáticos tipo kamikaze. Es impostergable por lo tanto que se deponga el bienestar personal y ese redito político lleno de cálculos diabólicos por el bienestar del pueblo.

De manera  que hay que cambiar de actitud, cambiar lo que haya que cambiar. Indivisos,  colaborar con un pueblo que ya no le queda respiro para sobrellevar tanta arbitrariedad como consecuencia del proceder prostibulario del gobierno.

Ciertamente, los judas existen en todas partes, nadie está exento de ellos. La oposición o la MUD, como prefiera, no están blindados contra las perfidias. Es el caso de la plenaria de la Asamblea Nacional convocada para designar los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral. Algunos hechos nos hacían sospechar que algo extraño estaba sucediendo dentro de la fracción parlamentaria opositora. Como la injustificada parsimonia para nombrar las autoridades del CNE que dejaron transcurrir de gratis por más de una semana. O la sedación profunda una vez que la Sala Constitucional decide designar los rectores pasando por encima de cualquier ley o procedimiento.

O cuando el diputado Juan Guaidó, presidente de la subcomisión de Asuntos Electorales de la AN,  presenta el nombre del candidato, sus suplentes y lo hace con manifiesta preocupación. Inmediatamente se pospone para una nueva sesión que es suspendía por falta de cuórum. Razones suficientes para que saltaran las descalificaciones de muchos compatriotas de ninguna relevancia pública, pero, sí, el soporte tanto de la MUD como de los partidos que la conforman.

Es la lucha del ciudadano común y corriente frente a los militares sin dignidad, el TSJ, CNE, y otras instituciones del Estado; súmele a todo eso los dólares que aún brotan del subsuelo y son utilizados para comprar solidaridades.

Este es el momento magnífico- por todo lo acontecido con la eliminación del billete de mayor denominación- que tienen las fuerzas de oposición para reivindicarse ante el pueblo venezolano. De ganarse su confianza, su afecto; asunto que por cierto no se dio siquiera cuando la abrumadora votación obtenida en las elecciones parlamentarias del año 2015.

Como última sugerencia, hay que crear canales de comunicaciones con los venezolanos de charreteras tipo Larrazábal como lo sugiriera el padre Luis Ugalde, por supuesto, no como los del Arco Minero.

Feliz Navidad, a pesar de los pesares.

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.