Blanca Rosa Mármol de León, Carolina Jaime Branger, Enrique Colmenares Finol, Horacio Medina, Isabel Pereira Pizani, Estefanía Cervó y Rafael Punceles. (Cortesía)

La cuenta regresiva comenzó. Queda menos de un mes para el inicio de la consulta popular propuesta por la Asamblea Nacional (AN) y toda la maquinaria opositora avanza en su organización para rechazar categóricamente las cuestionadas elecciones parlamentarias impulsadas por el gobierno de Nicolás Maduro y las instituciones que están bajo su poder.

El miércoles 11 de noviembre fue anunciado un cambio de fecha: el proceso iniciará el 7 de diciembre, en su fase digital y se extenderá hasta el 12 del mismo mes, cuando finaliza con la jornada presencial. Los días 5 y 6 serán para realizar “observación y registro del fraude” electoral.

Se trata de la última jugada de la oposición contra Maduro antes de que finalice el 2020. “La consulta es un logro porque nos unifica en el rechazo al fraude y la exigencia de una solución a la catástrofe humanitaria”, sentenció el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, en un mensaje publicado a través de Twitter.

“Nosotros tenemos dos tipos de participación, digital y presencial. En el  caso de la primera se tienen planteadas cuatro formas de participación, a través de una página web, un bot de WhatsApp, Facebook y una aplicación”, informó el secretario de la Asamblea Nacional (AN), Angelo Palmieri, en entrevista con El Carabobeño.

El también secretario nacional de Organización del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) aclaró que la participación mediante plataformas digitales no suprime la posibilidad de hacerlo de forma presencial. “A quienes participen vía digital los estamos invitando a reafirmar su manifestación de manera presencial el 12 de diciembre, para que convirtamos esta consulta popular en un gran acto de protesta nacional”.

En cuanto a la aplicación y el software de escrutinio y totalización que será usado en el proceso, detalló que en las últimas semanas han sostenido conversaciones con distintos proveedores cuyas propuestas son “más o menos similares”. Se espera que este jueves 12 de noviembre haya una decisión definitiva al respecto.

Fuentes extraoficiales aseguraron que la aplicación de votación electoral móvil privada Voatz, con base en Massachusetts, Estados Unidos, es la que ha tenido mayor aceptación. Sin embargo, Palmieri se limitó a decir que Voatz es un aspirante más en la licitación y que la elección del software todavía “se está definiendo”.

Fue enfático al señalar que desde la AN están diseñando cada uno de los procesos de la consulta con altos niveles de seguridad, a fin de resguardar la identidad de los ciudadanos que decidan manifestar su voluntad. “Todos los mecanismos que tienen que ver con exposición de esa data serán destruidos para no exponer a ningún venezolano a la represión y la venganza. Entendemos que este régimen se maneja de esa manera”.

Las preguntas

La AN encabezada por Guaidó aprobó la realización de la consulta popular centrada en dos preguntas:

  1. ¿Apoya usted todos los mecanismos de presión nacional e internacional para que, en el marco de la Constitución, se realicen elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables, se ponga fin al régimen usurpador de Nicolás Maduro Moros, se salvaguarde al pueblo de Venezuela de la crisis humanitaria, la migración forzosa y los crímenes de lesa humanidad, y así se garanticen la paz, el bienestar y el progreso de los venezolanos?
  2. ¿Rechaza usted el evento convocado por la dictadura de Nicolás Maduro Moros para el 6D, o para cualquier otra fecha, mientras no existan condiciones para elecciones libres, justas y verificables, y solicita a la comunidad internacional el desconocimiento de sus resultados?

En las opciones digitales y en la boleta que se usará para la participación presencial serán incluidas solo dos respuestas posibles: “sí” y “no”. La oposición espera que al finalizar la jornada se imponga el “sí”.

La redacción de las preguntas ha sido cuestionada por diversos voceros. “Más allá del tema político, las dos preguntas engloban casi una decena de tópicos y lamentablemente están dirigidas a un solo sector de la sociedad. Esto no es correcto, especialmente si esta consulta trata de legitimar la continuidad del Gobierno Interino y su hoja de ruta”, dijo a través de Twitter Eugenio Martínez, periodista especialista en procesos electorales.

Martínez lamentó, además, que la observaciones realizadas a la redacción de las preguntas hayan sido mal recibidas por el gobierno encargado y sus asesores, “al extremo de etiquetar como adversarios a quienes las formulan”.

¿Quiénes pueden participar?

En la consulta popular no será usado el Registro Nacional Permanente (REP) del Consejo Nacional Electoral (AN), sino el registro de ciudadanos cedulados. Es por eso que podrán participar todos los venezolanos con cédula de identidad, mayores de 18 años, sin importar si están dentro o fuera del país. Se trata de un universo que supera los 18 millones de personas.

“Queremos tomar en cuenta a una gran población que el régimen niega: aquellos que están fuera de Venezuela, que además han cumplido la mayoría de edad y no han tenido la oportunidad de registrarse en el REP”, dijo Palmieri. “Son venezolanos desconocidos por el régimen, que se niega a aceptar que tiene casi seis millones de ciudadanos que han escapado de la miseria de este modelo fracasado”.

El  parlamentario no quiso precisar la cifra de ciudadanos que esperan que participen en la convocatoria, pero añadió que la AN y el equipo organizador de la consulta se están preparando para “que pueda participar la mayor cantidad de venezolanos posibles, entiendo que en Venezuela deberían haber unos 18 millones de personas con derecho al voto”.

“El éxito de la consulta depende no solo de la cantidad de venezolanos que participen, sino en que podamos entender que la solución está en nuestras manos, en alzar nuestra voz y todos juntos poder empoderarnos de lo que nos corresponde, que es la libertad, la democracia y la Constitución”, afirmó.

Base constitucional de la consulta

La ex magistrada de la desaparecida Corte Suprema de Justicia, Cecilia Sosa Gómez, no pone en duda la existencia de una base constitucional que respalde el proceso convocado por la AN. “La expresión ‘consulta popular’ está establecida expresamente como uno de los mecanismos de participación en la Constitución de 1999”, resaltó en entrevista con El Carabobeño.

En consonancia con lo planteado por Sosa Gómez, el artículo 70 de la carta magna venezolana es claro al señalar como medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lo político: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocatoria del mandato, la iniciativa legislativa, constitucional y constituyente, el cabildo abierto y la asamblea de ciudadanos y ciudadanas cuyas decisiones serán de carácter vinculante, entre otros.

Sobre el proceso convocado por el gobierno madurista para elegir nuevos diputados, la política y jurista venezolana fue tajante al sentenciar que no se puede considerar como un hecho comicial. “Ni quiera podemos hablar de abstención, porque uno se abstiene de votar solo cuando una elección es legítima, auténtica y está sometida a los términos constitucionales”.

Sosa, quien además forma parte del Bloque Constitucional, detalló los elementos que convierten los comicios del 6 de diciembre en inconstitucionales:

  1. Fue la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) la que eligió a los miembros del CNE, no la AN, como corresponde.
  2. El TSJ “tuvo la osadía” de incorporar como rectores del CNE a magistrados de la Sala Electoral y otras salas.
  3. Fueron desaplicados, sin razones válidas, más de 10 artículos de la Ley de Procesos Electorales.
  4. El TSJ dictó las normas a quienes deben elegir todas las instancias dentro del CNE, desde los rectores hasta las comisiones que conforman el Poder Electoral.
  5. “Inventaron una nueva forma de elegir” para aumentar el número de diputados, cambiando los mecanismos de elección previstos en la Constitución.

Con estas acciones, sostuvo Sosa Gómez, quedó completamente desarticulado el sistema electoral. “Fue una cosa absolutamente descarada por parte de Maduro para él tener una Asamblea Nacional. El objetivo es claro, que el 5 de enero se acabe la asamblea actual y se acabe la figura del presidente encargado”.

¿Carabobo está preparado?

Las organizaciones políticas y civiles de Carabobo están preparadas para la jornada de seis días. El 12 de diciembre, fecha en la que está pautada la fase presencial, serán instalados en los 14 municipios y 38 parroquias del estado un total de 216 centros de consulta, con 559 mesas en las que los carabobeños podrán expresar su voluntad. Por motivos estratégicos las direcciones de los puntos no han sido reveladas todavía.

Así lo informó la secretaria regional de Organización de Acción Democrática (AD), Mariela Domínguez. “Es importante resaltar que estamos trabajando juntos todos los ciudadanos que queremos que este hecho político se produzca. Ya se dictaron los talleres de activismo, se instalaron los puntos de información en cada municipio y mantenemos un activismo diario a través de conversatorios y asambleas de ciudadanos”.

Para la participación presencial se estableció una herradura sencilla. Según la vocera de AD, inicialmente las personas serán recibidas por voluntarios que aplicarán un protocolo de bioseguridad para evitar la propagación de la COVID-19. Luego, harán el registro de sus datos en el cuaderno, para lo que se requiere llevar la cédula de identidad o pasaporte (único requisito), sin importar su fecha de vencimiento.

Una vez culminado el registro, al manifestante se le entregará una boleta que contendrá las dos preguntas en las que se basa la consulta y que deberán ser respondida con las opciones “sí” o “no”. Para finalizar, deberá depositar la boleta en la urna y le será entregado un  código a modo de comprobante de participación.

Domínguez recordó a los carabobeños que entre el 7 y el 12 de diciembre, durante el desarrollo de la fase de manifestación de voluntades a través de las cuatro plataformas digitales, ejecutarán una modalidad de participación itinerante que consiste en que cada ciudadano, desde sus residencias o comunidades, sirva como facilitador para permitir que otros participen mediante algún computador, celular inteligente o tablet.

Al ser consultada por la cifra estimada de voluntades que esperan recogen en la entidad carabobeña, la también ex concejal de Valencia evitó precisarlo. “No quisiera dar números con respecto a eso, porque yo creo que aquí tenemos que sobrepasar la expectativa que pudiera tener cualquier ciudadano. Cada día tenemos que elevar la expectativa de la participación masiva que refleje la voluntad de los carabobeños”.

Las dualidades políticas persisten en Venezuela, mientras la emergencia humanitaria compleja se agudiza. Por un lado, los factores de la oposición están enrumbados en la preparación de la consulta popular y por el otro, el gobierno de Maduro avanza en su campaña de cara a unas cuestionadas elecciones que “llueva, truene o relampaguee”, se realizarán el 6 de diciembre.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.