Foto: (Archivo)
COMPARTE

Opositores y seguidores del presidente Nicolás Maduro comenzaron a movilizarse este miércoles para medir sus fuerzas en la calle, entre temores de nuevos brotes de violencia y una agudización de la grave crisis política y económica que sufre Venezuela.

La oposición promete que será “la madre de todas las marchas”, la sexta en abril, para exigir elecciones generales y respeto al Parlamento, único de los poderes públicos que controla.

“Que suba la presión contra la dictadura”, llama la oposición en las redes sociales. Vestidos de blanco, grupos de sus seguidores empiezan a concentrarse en varios puntos de Caracas.

La tensión está al tope. La noche del martes Maduro activó un operativo militar, policial y civil para “derrotar el golpe de Estado”, del que acusa a la oposición y a Estados Unidos.

“Estamos en horas cruciales del destino de nuestra patria y voy a estar al frente de esta batalla”, dijo el presidente socialista, acompañado del alto mando político y militar, en un mensaje retransmitido este miércoles en radio y televisión.

Contingentes militares restringían o bloqueaban importantes accesos a Caracas y vigilaban puentes y vías de varias zonas de la ciudad. Una veintena de estaciones del metro y varios negocios en el este estaban cerrados, constataron periodistas de AFP.

Para la oposición, el plan de seguridad “busca intimidar”, lo cual según dijo en un comunicado, “evidencia la fragilidad y el temor al pueblo en la calle”.

Aunque los opositores pretenden llegar al corazón de Caracas, Maduro advirtió que “el pueblo” tomará las calles y no podrán entrar a esa zona, bastión de los chavistas. “Que marchen en el este”, afirmó.

Policías y militares les han bloqueado el paso en marchas anteriores y las calles fueron escenario de choques con manifestantes enmascarados que lanzan piedras y cócteles molotov, entre nubes de gases lacrimógenos.

El gobierno acusa a la oposición de “terrorismo” y ésta a las fuerzas de seguridad de represión y torturas. La ola de protestas deja cinco muertos, decenas de heridos y más de 200 detenidos.

Inquietud internacional 

Preocupados, once países latinoamericanos pidieron al gobierno chavista “garantizar” el derecho a protestar pacíficamente, lo que la cancillería calificó de “burda interferencia”. Estados Unidos lanzó una dura advertencia a los funcionarios públicos venezolanos de desistir de la represión.

Unas 300 personas se manifestaron contra Maduro en Madrid, donde el canciller mexicano, Luis Videgaray, de visita en esa ciudad, pidió al gobierno y a la oposición evitar la violencia.

“Estamos enfrentando una arremetida internacional (…) Estados Unidos ha dado la luz verde y el visto bueno para un proceso golpista de escalada para la intervención de Venezuela”, reaccionó Maduro.

En una demostración de fuerza, el gobernante encabezó el lunes un acto militar en el que recibió de la Fuerza Armada, aliado clave con enorme poder político y económico, la promesa de “lealtad incondicional”.

El jefe legislativo Julio Borges pidió entonces a los militares ser “leales” sólo a la Constitución, tras lo que Maduro lo acusó de liderar el “llamado golpista” y la rebelión, y lo amenazó con procesarlo judicialmente.

“Estamos convencidos de que el país sabe quienes son los golpistas y contra ellos marchará”, subrayó en un comunicado la oposición, al señalar que Maduro denuncia “conspiraciones inexistentes”.

En lo que la oposición y algunos gobiernos interpretaron como intimidación, el mandatario anunció además la ampliación de las milicias a 500.000 civiles, cada uno con un fusil.

Para el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien tilda a Maduro de “dictador” y promueve sanciones contra Venezuela, el gobierno prepara una “acción represiva homicida” al armar a civiles.

La fuerza de la calle 

Los opositores volvieron a la calle el 1 de abril luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumiera las competencias del Parlamento y retirara la inmunidad a los diputados, desatando una protesta diplomática internacional que dos días después lo hizo dar marcha atrás.

La oposición denunció esos fallos como un “golpe de Estado” pero ese episodio la reanimó, superando aparentemente sus divisiones internas y recobrando apoyo popular que perdió tras fracasar su plan de revocar a Maduro en un referendo.

“No es el día final, pero esta marcha pondrá de relieve la fuerza que la oposición es capaz de convocar y los costos que potencialmente le puede generar al gobierno si persiste en evitar elecciones en el corto plazo”, afirmó a la AFP el politólogo John Magdaleno.

Analistas estiman que Maduro, cuyo mandato concluye en enero de 2019, evita a toda costa unas elecciones. Siete de cada diez venezolanos reprueban su gobierno, cansados de la escasez y una brutal inflación que el FMI estima en 720,5% este año.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.