El pasado mes de noviembre, muchos adeptos de QAnon (Q-Anónimo), fanáticos seguidores de uno de sus “influencers”, Michael Protzman (también conocido como Negative48), se reunieron en Dealy Plaza, en Dallas, Texas (lugar donde asesinaron al presidente Kennedy), para esperar su revelación, o resurrección -según a quién se le pregunte- y la de su hijo JFK Jr, hecho que creen también desencadenará -de alguna manera- el regreso del expresidente Donald Trump a la Casa Blanca y su designación como “rey de reyes”.

Todavía ahora en enero hay quienes esperan que el hecho ocurra. Protzman ha sido acusado por violencia contra su esposa y es un negacionista del Holocausto. En su cuenta de Instagram escribió que “los hornos crematorios de Auschwitz fueron construidos al terminar la guerra para terminar de hundir al Estado Alemán”.

En esencia, QAnon es una teoría de amplio alcance y completamente infundada que dice que el ex presidente Trump está librando una guerra secreta contra una supuesta élite de pedófilos que adoran a Satanás, tanto en el gobierno como en las empresas y los medios.

Los seguidores de QAnon han especulado que esta pelea conducirá a un ajuste de cuentas, donde personas prominentes como el presidente Joe Biden y la ex candidata presidencial Hillary Clinton serán arrestadas y ejecutadas, porque “son vampiros y come-niños”, entre otras acusaciones.

Wikipedia reseña que “QAnon o Q: (abreviación de Q-Anónimo) es una de las principales teorías de la conspiración de la extrema derecha estadounidense, que detalla una supuesta trama secreta organizada por un supuesto «Estado profundo» contra Donald Trump y sus seguidores. La teoría comenzó con una publicación de octubre de 2017 por un anónimo en el foro 4chan que usaba el nombre Q, al parecer un individuo estadounidense, pero que más tarde era probablemente un grupo de personas, que aseguraba tener acceso a información clasificada sobre la administración Trump. «Q» es una referencia a la autorización de acceso Q utilizada por el Departamento de Energía requerida para acceder a los datos restringidos de alto secreto y la información de seguridad nacional”.

Varios de sus miembros participaron en el asalto al Capitolio, siendo uno de los más conspicuos Jake Angeli, quien se autocalifica de chamán y entró disfrazado de una especie de bisonte, con piel de coyote y cuernos de búfalo y pinturas de guerra en rojo, blanco y azul y arremetió con una violencia inaudita. A pesar de que Angeli ha declarado en varias oportunidades ser seguidor de Trump, éste no lo indultó cuando sus abogados introdujeron la petición.

Los extremos están tomando al mundo: las repúblicas islámicas están en su mayoría siendo gobernadas por fanáticos. En América Latina, la extrema izquierda se está haciendo de casi todos los gobiernos. Por el contrario, en Europa, la extrema derecha está ganando cada día más terreno. Y en los Estados Unidos se habla hasta de una posible y nueva guerra civil.

Hago mía una genial frase de Voltaire: “Aquellos que pueden hacerte creer absurdidades, pueden hacerte cometer atrocidades”. ¡Pobre mundo!…

@cjaimesb




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.