Accidentes relativamente frecuentes. Pueden ser químicas, térmicas, por radiaciones o por electricidad.

Las químicas, ya sean por ácidos o álcalis es una emergencia ocular perentoria. Son las producidas por gas lacrimógeno y se piensa que no causan daño ocular permanente, sin embargo hay reportes de ojos perdidos. Las producidas por chispas que contengan hidróxido de magnesio (luces de bengala) deben manejarse como químicas.

Con respecto a las químicas, las más severas son producidas por álcalis como la lejía, cal viva, amoniaco, entre otros tóxicos.

Las provocadas por álcalis son más severas, catastróficas que las generadas por ácidos, ya que penetran a través de la córnea, causan isquemia, necrosis y opacificación de la córnea, aumento de la presión intraocular.

Y las de por ácidos, ácido de batería, etc, son menos progresivas y menos penetrantes con excepción del ácido fluorhídrico o aquellos ácidos que contengan metales pesados que son muy graves.

El tratamiento inmediato es la irrigación copiosa de la manera más rápida,(baño, filtro, grifo). Mientras mayor tiempo transcurra entre la injuria y la descontaminación, el pronóstico es peor.

Las quemaduras térmicas, que por lo general involucran lesión de los parpados, producen edemas y necrosis. A pesar de que rara vez afectan a la córnea y al globo, pues el reflejo palpebral  y el fenómeno de rotación de Bell protegen al ojo.

Con respecto a las quemaduras por radiaciones, la ultravioleta es la energía radiante que con mas frecuencia da lugar a lesiones oculares. Por ej. Arcos voltaicos, lámparas ultravioletas y lámparas de arco.

También las radiaciones ionizantes, corriente eléctrica, entre otras, pueden determinar lesiones oculares.

La luz solar puede ocasionar disfunción pasajera de la retina, o grado moderado  o severo de atrofia de la retina, dependiendo de la intensidad y tiempo de exposición.

Por ejemplo, mirar al sol sin la protección adecuada (en casos de eclipse) puede causar y daños irreversibles a la macula.

Las quemaduras oculares constituyen una verdadera emergencia oftalmológica que requiere tratamiento inmediato. En la casuística más del 60% son accidentes industriales. Recordar la irrigación en el mismo sitio del accidente es muy importante.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.