COMPARTE
Un 3 de Noviembre de 1928 nace el gran mangaka y animador Osamu Tezuka, apodado en Japón como  “Dios del manga”, quien en enero de 1963 puso en las pantallas de Fuji TV en Japón la serie Astro Boy, la primera serie anime para la televisión, con un formato que luego copiarían otros autores, que se convertiría en el standard que se hizo industria, generó grandes producciones y promovió a muchos talentosos dibujantes, diseñadores y técnicos en animación.
Los clásicos de animación japonesa de la década de los 60 y 70 traspasaron sus fronteras y llegaron a la TV Internacional, tanto en Europa como en América e influenciaron rápidamente en el mercado. Pero es sin dudas, Internet, el paso definitivo hacia la globalización del término “anime”, dando paso a otros vocablos, tales como “manga” y “otaku”.
¿Qué es el anime?
Anime es una palabra de origen francés, que fue tomada en Japón para hacer referencia a un nuevo y particular estilo de animación, recién surgido en ese país.
La razón política y social
Terminada la segunda guerra mundial, la influencia estadounidense en Japón fue muy grande, tanto que llego a incorporar palabras y a hacer del inglés la segunda lengua prácticamente. Simultáneamente a este proceso nacía Disney con la iniciativa de Walt Elias Disney. Mas adelante Osamu Tenzuka, creador de Astroboy y llamado el dios del anime, facilitaría los procesos de Disney para poder trabajar con gente que no conocía nada de animación.
El manga
Los mangas son libros a blanco y negro dibujados con solo un tipo de pluma, cuando un mangaka(persona que dibuja mangas) entra al mercado es reconocido por el nombre de la pluma que usa, es como un apodo, hasta que se haga famoso y su nombre le de bastante representatividad. Japón es uno de los países con mas venta de libros, incluso en los trenes hay libros de manga para leer y pasar el rato.
El anime vs el mundo
La animación Japonesa marca un cambio increíble respecto a la americana, en las animaciones americanas los personajes solo muestran una parte de su personalidad, limitan sus actitudes al episodio, y el problema más complicado es resuelto en un episodio. En clara contraposición encontramos al anime, donde cada personaje tiene una personalidad definida y es influenciado por su experiencia y por los demás personajes que va conociendo en el camino; la series de anime tiene un planeamiento y muchas veces un mensaje más allá de la simple televisión, es por eso que es frecuente que las personas se encariñen con los personajes o en casos que hasta se lleguen a identificar con ellos, otra razón del éxito del anime.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.