Lanzini marcó el gol de la paridad. Foto EFE.

Un golazo en el tiempo añadido del argentino Manuel Lanzini premió al West Ham United en Londres, (3-3) frustrando al Tottenham Hotspur, que desperdició una renta de tres goles el día del debut de Gareth Bale, quien siete años después, volvió al conjunto inglés.

El conjunto de David Moyes impidió la fiesta. El choque tenía pinta de goleada y acabó con un decepcionante empate para el Tottenham, que se aleja del liderato que ostenta el Everton en la Premier League.

El recital ofrecido por los “Spurs” en la primera mitad se convirtió en una pesadilla en el tramo final del choque. Su superioridad fue aplastante en la primera mitad, rentabilizada por la conexión entre Harry Kane y el coreano Son Heung-Min.

Al cuarto de hora el cuadro de Mourinho, que llegaba de golear al Manchester United (1-6) en la jornada anterior y al Maccabi Haiffa en la Liga Europa (7-2) ya parecía tener el partido sentenciado.

Al minuto de partido, un pase largo de Kane habilitó a Son, que se hizo un hueco y dentro del área ejecutó un disparo que superó al polaco Lukasz Fabianski.

Siete minutos después, los papeles se invirtieron. Son dio la pelota a Kane, que en la media luna buscó el espacio y efectuó un tiro raso que alcanzó la red. Posteriormente, en el 16 anotó el tercero el cuadro local, en una internada de Sergio Reguilón que culminó de cabeza el goleador inglés.

Bajó el ritmo después. Aparentemente sentenciado el choque llegó la hora de Gareth Bale. El galés, convocado por primera vez pero que comenzó como suplente, sustituyó en el minuto 72 al holandés Steven Bergwijn.

La situación que tomó el partido evitó un momento festivo para los spurs y su afición, que en el tramo final vieron como se les escapó el triunfo.

Todo empezó a cambiar a diez del final. Una falta lateral lanzada por Aaron Cresswell fue rematada por Fabian Balbuena de cabeza. En el 88, un centro del checo Vladimir Coufal fue llevado a la red por el colombiano Davinson Sánchez, que marcó en su propia portería al intentar despejar.

En el tiempo añadido, después de que el galés tuviera una gran ocasión, llegó el golazo de Lanzini. El argentino empalmó un balón fuera del área y su zapatazo se coló por la escuadra del arco defendido por el francés Hugo Lloris.

El West Ham tuvo el premio de la fe. Por primera vez José Mourinho desperdició una ventaja de tres goles y la posibilidad de situarse segundo en la Premier, por detrás del Everton.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.