COMPARTE


fruticultores se oponen de forma tajante a la sustitución de la producción. (Foto Andrews Abreu)

Dayrí Blanco

En medio de la crisis económica, hay una industria que ha crecido durante los últimos 14 años. Aún así ha tenido pérdidas. El control de precios la ha perjudicado. Se trata de la producción de naranjas que alcanzó la cifra inédita de 600 mil toneladas durante el último año. Pero el 10% de esta histórica cosecha se perdió. Las industrias que procesan estos cítricos han preferido importar concentrado de frutas para no producir a pérdida, ante el congelamiento desde 2011 de los precios de jugos pasteurizados.

Los fruticultores se oponen de forma tajante a la sustitución de la producción nacional por la compra de insumos en el exterior. Apenas 180 mil toneladas de naranja consume la industria local de lo que se cosecha en los campos venezolanos. Esto representa una tercera parte de la totalidad de la producción. El resto es vendido a minoristas o simplemente se pierde.

Marcos León Guinand, presidente de la Federación Nacional de Fruticultores, denunció en conjunto con la dirección nacional de Acción Democrática, que la empresa estatal Lácteos Los Andes ha recibido dólares preferenciales a 6,30 bolívares para la importación de concentrados cítricos. Lo mismo han hecho otras compañías privadas como Inlaca y Parmalat. Esto representa un déficit importante de ingresos del sector.

””




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.