COMPARTE


La materia prima para las urnas está escasa. (Foto Clemente Espinoza)

Cecilia A. Chirinos

En el último trimestre de este año se ha registrado una gran escasez de cofres fúnebres en la ciudad debido a la falta de material prima para fabricarlas, lo que impide a la mayoría de las funerarias responder a la demanda diaria.

Un trabajador, que prefirió no identificarse, detalló que las empresas fabricantes no poseen el material requerido para la fabricación de estos baúles, lo que tiene la producción nacional prácticamente suspendida. Precisó que es difícil conseguir en el mercado ataúdes económicos y no hay para niños.

El principal material que se requiere para la fabricación de los cofres es el metal, elemento que está escaso debido a la baja producción de la empresa Sidor, explicó el coordinador de la funeraria Memoriales La Esperanza, Wilmer Gutiérrez. La madera, otro de los materiales, se utiliza en poca cantidad.

Se trata de una escasez que coloca en riesgo hasta el entierro de una persona, apreció Gutiérrez. En la mayoría de las funerarias de Valencia solo hay urnas costosas o de lujo, pues son las que más reciben de los fabricantes.

El despacho de las urnas demora y no es constante porque los proveedores, que vienen de Barquisimeto y la mayoría de San Cristóbal, se ven obligados a destinar a cada una de las funerarias de Valencia entre cuatro o cinco ataúdes debido a la escasez, cifra que no satisface la demanda.

Algunas funerarias se han visto en la necesidad de pedirle urnas prestadas a sus pares para responder a los servicios, sobre todo los fines de semana cuando la demanda es mayor. En otras oportunidades hacen esperar a los familiares mientras resuelven o simplemente les indican que no pueden atenderles, explicó el encargado de una funeraria de la avenida Bolívar norte.

Los servicios funerales han decaído el 80%, indicó la encargada de la funeraria Servicios Funerarios Ángeles de Jesús, Norbelis Rosales. Aseveró que no solo se trata de la baja producción de la empresa Sidor, sino a la escasez de tela, los detalles u adornos de las urnas y la imagen de Cristo.

Rosales aseguró que nunca antes se había presentado este problema tan vergonzoso. “Anteriormente el depósito se encontraba con suficientes cofres, pero ahora solo hay entre seis, cuatro o cero”.

Los precios de las urnas varían dependiendo el modelo, decoración y tamaño, indicó la encargada. Algunas de las soluciones que aportan los encargados de las funerarias es que si no hay metal, entonces que fabriquen urnas de madera junto a un material resistente, aunque serían más costosas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.