COMPARTE

Así como el Tte. Dip. multimillonario anfetamínico le ordenó a sus falanges que pusieran en todas las dependencias públicas cartelitos con el letrero de “aquí no se habla mal de Chávez”, que por cierto no le pararon mucha bola y más bien en los baños de esas oficinas pintan grafitis cambiando el “aquí no” por el“aquí sí”, pienso que los que no estamos de acuerdo con este régimen castro comunista hambreador del pueblo, es decir casi el 90% de la población venezolana, deberíamos poner letreros en todas partes con la inscripción de “aquí se habla bien de la MUD”, además del lógico “aquí si se habla mal de Chávez y de paso también de Maduro”. Porque la MUD con todas las fallas y errores cometidos ha cumplido un papel muy importante en esta difícil y crítica etapa por la que estamos atravesando. Solo baste mencionar el rotundo triunfo obtenido por la unidad democrática en las elecciones para la AN el 6D15. Una soberana paliza se le dio al PSUV y sus adláteres. Al punto que obligó al gobierno a echar al cesto de la basura el poquito de apariencia democrática que le quedaba. Y el mundo los pudo pesar con todo y excremento.

Pues bien ahora cuando el gobierno arremete contra todo lo que hace la MUD, cuando llama a un diálogo sin sentido y con garrote en la mano, cuando anula todas la funciones de la AN, culpa a la oposición de todos los males que estamos sufriendo, encarcela diputados y les viola su inmunidad, impide la celebración de elecciones en violación flagrante de la Constitución, y usa descaradamente y sin escrúpulos al TSJ, al CNE y a la FANB para arrinconar a la oposición democrática, algunas voces de esa misma oposición, supongo ante el desespero que todo esto genera, se confunden de enemigo y la emprenden en contra de la dirigencia de la MUD. Yo entiendo que es posible que parte de esa dirigencia no está haciendo uso de sus mejores inteligencias en las estrategias para combatir a estos facinerosos y que también, muy probablemente, algunos de ellos estén tratando de pescar en rio revuelto o como se dice jugando adelantado, suponiendo que a estos castro comunistas, militaristas, totalitarios, corruptos, narcotraficantes, forajidos, se les pueda enfrentar con las misma reglas de la democracia como si estuviésemos en la etapa de la democracia civil que gobernó Venezuela entre 1958 y 1998. Craso error. Estupideces, malas intenciones o novatadas. Urnas blancas para algunos de ellos.

Indiferentemente de todo eso insisto que no creo que sea el momento de cambiar de enemigo, el enemigo es uno solo: el gobierno castro comunista. Los tiempos de críticas vendrán en su debido momento una vez que salgamos de esta pesadilla. No nos podemos dar el lujo de lavar los trapos sucios en la lavandería pública y asolearlos como los napolitanos. Eso es darle armas al enemigo, que bastantes armas tiene ya. Son tiempos de UNIDAD. Son tiempos de apoyar a la MUD de, si se quiere, dar consejos, abrirles los ojos, cooperar, hacerlos entender que lo que está en juego es mucho más importante que una candidatura presidencial, de una gobernación o alcaldía o de un liderazgo partidista, de parecer como propietarios de la verdad en el análisis político, de querer estar en primer plano de la foto y mucho menos de negocios por debajo de la mesa. Son tiempos de hablar bien de la MUD. Aquí hay que hablar bien de la MUD si queremos poder seguir hablando. Eso si aquí les dejo dos consejitos: “hablar menos y actuar más” y  cuando digan “vamos a tal sitio llegar al sito, no cambiar la ruta, pase lo que pase”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.