Luisa Ramírez, arrendataria

Los arrendatarios de los locales del Centro Comercial Guataparo, en Tocuyito, municipio Libertador, rechazaron que los obliguen a pagar en petros el alquiler de locales donde trabajan.

Luisa Ramírez, quien tiene 12 años en un local, explicó que hace un mes la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) los convocó para firmar un nuevo contrato de arrendamiento que establece el pago en petros.

Luisa Ramírez, arrendataria

En el contexto de pandemia y de crisis económica que vive Venezuela, estos arrendatarios se niegan a pagar con base una moneda fluctuante mientras que sus ingresos disminuyeron al menos 50% durante los 14 meses que han transcurrido desde la llegada de la COVID-19 al país.

Ramírez señaló que el locatario que no firmara la autorización, con fecha del 29 de abril de 2021, del pago en petros “se le hacia el finiquito de una vez. Nos hicieron firmar porque si no, nos hacían el finiquito y tendríamos 48 horas para irnos”.

Los locatarios estaban pagando una cuota muy baja para el condominio del Centro Comercial Guataparo, pero aclararon que no se niegan a pagar el alquiler pero con un monto fijo en dólares o bolívares.

Explicaron que este centro comercial pertenecía a la familia Makled, desconocen cuál miembro de la familia es el propietario, aunque creen que es del papá. Señalaron que tras la confiscación de sus bienes, la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) administra el inmueble.

Juan Carlos Rosales, que tiene al menos 10 años como inquilino de un local del centro comercial, lamentó que con la caída de las ventas, el ente gubernamental no tenga flexibilidad tanto en el cobro como en el trato con los arrendatarios.

A Rosales se le fijó una cuota de 1 petro correspondiente a 56$ este mes, pero no sabe cuánto costará a finales de mayo. En un local de reparación de impresoras, desde hace 12 años, si antes recargábamos cinco cartuchos diarios hoy en día se hacen dos o tres, es decir produzco 50% menos.

Ingrimar Bolet, quien se ocupa de realizar trabajos contables en otro local, relató que en las semanas de cuarentena radical el centro comercial cierra por lo que su actividad laboral está limitada. “Es difícil esta situación porque no tenemos expectativas de trabajo, porque si anuncian dos semanas de cuarentena radical son dos semanas sin producir”.

Bolet manifestó que la mitad de sus clientes cerraron sus negocios debido a la pandemia por lo que sus ingresos también disminuyeron 50%, aunado a las semanas de cuarentena radical. Auguró que quizás en dos meses no pueda con el canon de arrendamiento que en su caso quedó en un (1) petro.

Rosales tenía dos locales más alquilados, uno tuvo que entregarlo al no poder pagar el canon con base al petro. “A un compañero le tocan 2 petros y él me dice ‘yo genero 200$ al mes y tendré que dejar 120$ al gobierno, ¿cómo vivimos mi familia y yo con eso'”, comentó.

En el centro comercial contaba con alrededor de 24 arrendatarios, varios de ellos ya entregaron los locales al no poder pagar el monto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.