(Foto cortesía)

A 16 años de los hechos del 11 de abril, Bony  Pertiñez de Simonovis, asegura que no se hizo justicia. Mientras su esposo Iván Simonovis, los comisarios Lázaro Forero y Henry Vivas, y los ocho policías metropolitanos fueron sentenciados, los pistoleros de puente Llaguno salieron en libertad.

La abogada todavía no entiende el motivo por el cual fue involucrado su marido en estos sucesos, porque ni siquiera ese 11 de abril estuvo en el puente.

En medio de manifestaciones multitudinarias del 11 de abril de 2002, ocurrieron 19 muertes por heridas de bala. Luego hubo un golpe de Estado. A los dos días el expresidente Hugo Chávez fue retornado a la presidencia.

Después de un juicio que duró tres años y que se radicó en Maracay, el tres de abril de 2009 la jueza Marjorie Calderón sentenció a 30 años de cárcel a los comisarios Henry Vivas, Lázaro Forero y al ex secretario de seguridad ciudadana Iván Simonovis.

Los funcionarios  Erasmo Bolívar, Luis Enrique Molina y Héctor Rovaín recibieron una condena de 30 años.  El sargento Julio Ramón Rodríguez  fue condenado a 30 años y liberado bajo medida humanitaria. A 17 años y 10 meses de prisión fue condenado el cabo primero Arube Pérez Salazar. Al comisario Marco Hurtado le fue impuesta una condena de 16 años y 8 meses. La condena de Ramón Zapata fue de tres años por lo que fue liberado, pues tenía cinco años detenido. El funcionario policial Rafael Neazoa López fue absuelto de toda culpa.

Bolívar, Rovaín, Molina, Pérez Salazar y Hurtado aún están presos en la cárcel de Ramo Verde. El 21 de abril cumplirán 15 años tras las rejas.

Bony de Simonovis recuerda que dos años después de los sucesos del 11 de abril, su marido fue detenido sin haber sido jamás citado a la Fiscalía, ni mucho menos imputado. Su orden de aprehensión fue dictada con posterioridad a su ilegal privación de libertad por el entonces juez Maikel Moreno, actual presidente del Tribunal Supremo de Justicia, quien había sido defensor de Richard Peñalver, uno de los denominados “Pistoleros de Puente Llaguno”.

Se denunció el caso al TSJ, sin embargo, la Sala Penal declaró inadmisible la solicitud de avocamiento con la que se denunciaban estas graves irregularidades.

La abogada sostiene que su esposo fue injustamente acusado como cómplice necesario en la comisión de homicidio intencional calificado y lesiones personales gravísimas, graves, menos graves y leves en perjuicio de 3 fallecidos: Erasmo Sánchez, Rudy Urbano Duque y Josefina Rengifo; y las heridas de 26 personas. Las acusaciones del Ministerio Público no hacen referencia a que se trate de delitos de Lesa Humanidad ni de violaciones graves a los DDHH. Son delitos comunes.

Lee también: Tuitazo nacional este miércoles por la libertad de los policías metropolitanos

IVÁN SIMONOVIS: UNA VÍCTIMA DEL REGIMEN

Siempre ha sostenido que Iván Simonosvis es una víctima del régimen. Esto fue corroborado por el exmagistrado del TSJ, Eladio Aponte Aponte, cuando desde el exilio denunció las presuntas irregularidades cometidas durante el juicio, porque así se lo habría ordenado el expresidente Chávez.

En la carta dirigida a los policías y comisarios condenados por los hechos del 11 abril de 2002, Aponte dice que: “Es un deber inaplazable confesar ante ustedes, y ante todos, que he cometido el pecado de haber transmitido a los jueces que los juzgaron la orden de condenarlos a 30 años de prisión a como diera lugar”.

19 PATOLOGÍAS

Hoy, Iván Simonovis está en arresto domiciliario por presentar 19 patologías, consecuencia de haber estado en una cárcel sin llevar sol durante mucho tiempo. Para tratarse sus afecciones de salud requiere acudir a hospitales, pero el juez Javier Eduardo Córdoba Medina, no le ha dado el permiso, pese a que se le ha solicitado en varias oportunidades. Sigue en su casa con un grillete electrónico atado a un tobillo.

CASO RICHARD PEÑALVER

Bony de Simonovis desconoce los motivos que llevaron al exconcejal del PSUV a pedir asilo político en España, pero considera que ni siquiera debería ser considerado.

Por tener pasaporte español, ya ha hecho el alerta a través de sus redes sociales.

En su opinión, Richard Peñalver debió solicitar esta medida en países como Cuba o Rusía, que son afines a sus ideales políticos. “Richard Peñalver no debería estar pidiendo asilo, sino preso porque él fue captado cuando disparaba desde el puente. Allí también estaban otras personas disparando, pero ninguna pagó por lo que hicieron”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.