Foto cortesía abc.es

Camila Acosta estuvo detenida cuatro días. El delito de la periodista acreditada como corresponsal del diario español abc.es fue grabar las protestas que se desarrollaron en Cuba el pasado domingo. Pero en la cárcel tuvo la oportunidad de conocer otras historias, por eso aseguró que Dios la puso ewn prisión para contar lo que sucede en Cuba.

En declaraciones a abc, Acosta contó sobre los días que estuvo detenida. “Estuve tranquila, no sentía que estuviera perdiendo el tiempo. He entrevistado a mucha gente que también llevaron a mi centro. No pueden imaginar la cantidad de gente que han detenido, y a la que han dado golpes. Golpes incluso a menores de edad. Y yo decía, esta es la razón por la que Dios me puso aquí, para entrevistar a esta gente. Yo tengo que contar esto”.

La periodista fue excarcelada este viernes, reseñó el medio español tras una conversación con Acosta minutos después de dejar la estación policial Diez de Octubre y Acosta, donde estuvo detenida las últimas 64 horas, de las 96 que permaneció privada de libertad. “Ahora mismo me acabaron de soltar”.

La corresponsal de ABC en La Habana pasa ahora a la situación de arresto domiciliario, según le informaron antes de abandonar las instalaciones policiales. “Serán seis meses, lo que dure la investigación. Solo podré salir para comprar lo necesario y no acercarme a un aeropuerto porque eso se entendería como una salida ilegal del país”. La periodista desde hace más de un año está ya ‘regulada’, y no puede salir de la isla, dijo el medio.

La detención de Camila Acosta ha provocado una oleada de solidaridad y de peticiones de liberación de todos los sectores, desde el mundo de la cultura y la comunicación a la política. El Ministerio de Exteriores español ha estado sobre el asunto desde el primer día y el propio ministro, José Manuel Albares, ha llevado personalmente una parte de las gestiones con las autoridades cubanas.

La propia Camila declaró en abc.es que antes de excarcelarla el instructor le exigía que firmara un documento aceptando el cargo de «desorden público», que conlleva la sanción de una multa. «Yo me he negado porque no había cometido ningún delito. Solo ir a la manifestación para cubrirla, porque yo era periodista».

Camila no fue maltratada físicamente. “Dentro de lo que cabe, porque allí dentro eso es un campo de concentración. La higiene era pésima”.

En el primer centro de detención, en el que estuvo 32 horas, no compartió celda. Allí se negó a comer durante las primeras horas hasta que le dijeran los cargos. “Después me trasladaron».

La periodista fue detenida el lunes cuando acompañaba a su padre a hacerse una prueba PCR porque tenía previsto volar de regreso a EE.UU., donde reside, precisamente este viernes.

En el camino fueron interceptados por tres agentes de la Seguridad del Estado, según explicó Orlando Acosta al diario español. Ese día fue traslada a la unidad policial situada en Infanta y Manglar, donde no pudo recibir la visita de ningún familiar, esgrimiendo una orden del Ministerio de Salud que prohíbe el acceso a los calabozos siguiendo los protocolos anti-COVID. Tampoco podía realizar llamadas ni ser asistida por ningún abogado.

Al siguiente el padre volvió a la estación policial con objetos personales para la periodista, pero fue informado de que ya no se encontraba en ese centro. A Camila la habían trasladado a la estación policial Diez de Octubre y Acosta, aunque a su padre en un primer momento le informaron que se encontraba en 100 y Aldabó. Esto demuestra el caos y la angustia que están sufriendo decenas de padres que no pueden localizar a sus hijos entre los cientos de detenidos durante las protestas.

En esta nueva reclusión, donde tampoco pudo recibir visitas ni hacer llamadas, compartió celda con otras detenidas, en un espacio ocupado por seis literas y con una letrina. El lugar estaba infestado de mosquitos y hacía mucho calor. “Ninguna usaba mascarilla, tras haber sido sometidas antes de entrar a la celda a un test de antígenos”.

Dos interrogatorios diarios

Una vez en Diez de Octubre, Camila consciente de los cargos decidió empezar a comer: “Sabía que la investigación podía durar hasta siete días y necesitaba estar concentrada y alimentarme. En los interrogatorios en ningún momento me sentí intimidada, estaba muy segura de lo que yo estaba haciendo. Eran ellos los que estaban cometiendo una injusticia“.

¿Qué es lo más terrible que ha vivido durante las últimas horas?

-Ha sido conocer experiencias de las reclusas. Había una madre con sus dos hijas, a las que detuvieron el día de la manifestación y que fueron duramente golpeadas. Todavía se podían ver algunos de los moretones.

Entre las detenidas había otras mujeres que se habían acercado al lugar de las protestas por curiosidad y habían sido arrestadas, y sus familias no sabían dónde estaban. También se encontraba allí una embarazada, que pedía atención médica pero se la negaban. Se la dieron en el momento en que la pusieron en mi celda. Estaban muy preocupados sobre lo que yo podía contar sobre las condiciones de este sitio.

¿Eran conscientes de que usted iba a contar, una vez que estuviera fuera, lo que sucedía dentro?

Se lo dije cuando me aplicaron la sanción de arresto domiciliario con la intención de que no hablara. Yo les dije que me fueran devolviendo a la celda porque yo iba a volver a la calle, y si había otra manifestación iba a volver a reportar.

¿Cuántos interrogatorios le han hecho durante estos días?

A partir de este miércoles fueron alrededor de dos diarios, de más de una hora, en los que me preguntaban sobre mi profesión, mi familia, la manifestación a la que acudí… Yo reconocí que fui y que grabé, e hice un directo para CubaNet.

Ellos intentaron subestimarme, diciendo que no era importante, que no era periodista, que ejercía la profesión de forma ilegal, que no tenía contrato con ABC y CubaNet, y que incluso estos medios habían negado que yo trabajara con ellos. Que ABC había dicho que no tenía corresponsal en La Habana. Pero yo sabía que no era verdad, porque no soy nueva en esto de los interrogatorios.

Sé que tengo que interpretar lo contrario de todo lo que ellos digan. También me presionaban para que pactara y firmara comprometiéndome a pagar la multa, que no lo hice, y por eso me aplicaron el arresto domiciliario. Algo que también me negué a firmar. Lo único que firmé fue el acta de mi liberación.

¿En algún momento ha pasado miedo?

Sinceramente, no. Pero sí es cierto que en un momento determinado, cada vez que traían reclusas nuevas, dudaba de ellas porque sé, por entrevistas a otras personas, que a veces envían a reclusos a dar golpizas. Me cuidaba mucho de eso. En los interrogatorios respondí a todo lo que me preguntaron, pero me calificaban de mentirosa, de manipuladora.

¿Esta experiencia la va a desanimar a seguir informando con independencia de lo que sucede en Cuba?

Por supuesto que no. Informar no es un delito. Yo voy a seguir ejerciendo mi profesión. No voy a dejar de reportar. Hay que seguir denunciando porque hay mucha gente todavía detenida, y sus familias no saben dónde están. Yo quería estar presa, porque era una opotunidad única para conocer lo que pasaba dentro, todas las historias. Pero sabía, cuando intentaban pactar conmigo, que la presión fuera era muy fuerte.

Lee el trabajo completo en abc.es




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.