Clases semipresenciales virtuales
(Foto: referencial)

Aunque el inicio del segundo periodo académico del año escolar 2020-2021 en Carabobo en la modalidad semipresencial sigue siendo inviable en los colegios públicos, algunos alumnos de escuelas privadas sí recibieron clases en las aulas durante esta semana de flexibilización de la cuarentena.

Las dos hijas de Catalina Pérez asistieron esta semana al colegio La Salle tras una ausencia de 10 meses a causa de la pandemia. “Llegaron muy contentas de haberse reencontrado con sus compañeros, de ver a sus profesores después de tanto tiempo”.

Para Catalina es un alivio que sus niñas hayan retomado el contacto con sus amigos y maestros. Le preocupaba que el aislamiento pudiera afectarlas en el proceso de socialización, hasta el punto de convertirlas en niñas un tanto solitarias o retraídas. Pero ahora, que pueden asistir a clases al menos una vez por semana, se siente más tranquila. “La mayor, que pasó para primer año con un acto virtual y sin fiesta, por fin pudo hacer el rayado de camisa con sus compañeros”.

Lo que le contó su hija menor al llegar del colegio también la tranquilizó: los maestros dividieron la sección en dos salones para garantizar el puesto de por medio. Había alfombras desinfectantes, les proporcionaron antibacterial recurrentemente y los niños tenían tapabocas y caretas. “Sabemos que salir es exponerse, pero al menos no tenemos miedo de dejarlas en la escuela”.

Clases semipresenciales virtuales
Foto: EFE

Virtualidad y rendimiento académico

Pese al inicio de clases semipresenciales, Catalina no descuidará la responsabilidad con la educación de sus hijas. Al igual que en el lapso anterior, mantendrá el contrato con una maestra particular para que ayude, al menos a la de quinto grado, a despejar las dudas que se presentan en la virtualidad. “Una como mamá hace el intento de explicarles, pero no es lo mismo, porque uno no no tiene esa pedagogía que sí tienen los profesores”.

Por supuesto que pagar a una maestra personal ha significado un sacrificio económico. “Es mucho dinero, pero mientras la niña sólo vea una clase presencial a la semana no puedo descuidarla”.

La preocupación por el rendimiento académico de Catalina es la mismo de muchos padres.

Clases virtuales semipresenciales
Foto: El Nacional

El presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Andiep), Fausto Romeo, explicó a El Carabobeño que este año escolar la excelencia académica está casi extinta. “Con las evaluaciones del lapso anterior muchos estudiantes reprobaron o disminuyeron su promedio. Esto quiere decir que aunque la educación a distancia llegó para quedarse, necesitamos la presencialidad”.

Romeo reconoció que aunque la realidad de los estudiantes que asisten a escuelas privadas es diferente a la de los niños de planteles públicos, las clases presenciales no pueden impartirse al 100% y tampoco deben ser de carácter obligatorio. “Hay otros elementos que influyen, además de la pandemia, como la falta de gasolina, la escasez de efectivo y las deficiencias del transporte público”.

Sistema educativo público paralizado

José Gregorio Medina, presidente del Sindicato de Educadores de Carabobo, coincide con Romeo en la necesidad de retomar las aulas, pero considera que no será posible, al menos para las instituciones públicas, mientras no existan condiciones laborales adecuadas. “El sistema de educación venezolano está diseñado para ver clases presenciales, pero no están dadas las condiciones salariales ni sanitarias, porque los educadores, que no cuentan con sueldos dignos ni con seguro HCM, están amenazados por el hambre y la COVID-19”.

Medina también alertó sobre la imposibilidad de llevar a los estudiantes a las aulas mientras no se revise la infraestructura de los planteles educativos regionales y nacionales. “La mayoría de las instituciones ni siquiera cuenta con baños adecuados, tampoco tienen material didáctico para dar clases presenciales. Esto representa un riesgo sanitario y una mala calidad educativa”.

Aunque las clases a distancia parecen ser la única alternativa para los estudiantes de colegios públicos, la modalidad virtual no está al alcance de todos.

Clases virtuales semipresenciales venezuela
Foto: Carlos Ramírez

Juan Tortolero, secretario general de Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza, seccional Carabobo (Sitraenseñanza), indicó que al menos el 80% de estudiantes de escasos recursos está excluido de la educación virtual porque no cuentan con acceso a la red ni herramientas tecnológicas.

Otros factores como la deficiencia en los servicios de agua, electricidad y transporte público, además de la crisis económica, estarían impidiendo el desarrollo de las actividades académicas. “La bandera del programa nacional dice que ‘cada casa es una escuela’, pero en cada casa hay unos trabajadores que deben salir diariamente para conseguir comida. La educación para familias de bajos recursos lamentablemente quedó relegada a un segundo plano”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.