Cortes eléctricos
(Foto Archivo El Carabobeño)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Ya María Acosta no hace caso a los anuncios de Corpoelec. No le sirven de nada. Ella no cree en horarios de cortes eléctricos ni en mantenimientos. Los apagones en la zona en la que vive, al norte de la ciudad de Valencia, son cada vez más constantes y prolongados. Ella sin reparo asegura que el racionamiento se mantiene, aunque no se oficialice. No se equivoca. En Carabobo la estatal es capaz de generar apenas 33,33% de la capacidad total instalada de megavatios hora (MW/h). Todo indica que la crisis no ha sido superada, pese a las afirmaciones del Gobierno.

De los cuatro mil 454 MW/h capaz de producir el eje Aragua-Carabobo, solo están disponibles entre mil 200 y mil 570. La variación depende de problemas que se presentan a diario en las líneas de transmisión y las nueve plantas termoeléctricas de la región.

Planta Centro es la más grande de todas. Con la puesta en funcionamiento de la Unidad 6 alcanza los dos mil 600 MW/h. Pero 77% está indisponible como consecuencia de la falta de inversión en el mantenimiento y reparación de sus sus unidades 1, 2, 3, 4 y 5, que son de larga data, están en cero generación en la actualidad  y que requerirían una inversión de no más de 150 millones de dólares. Pero el Gobierno optó por gastar más de mil 500 millones de dólares, para ponerla operativa 22 meses después de lo prometido y que aporta en estos momentos 590 MW/h.

Le sigue Planta Termo Carabobo, en Morón, con 772 MW/h instalados de los que 45,6% está fuera del SEN, al tener solo tres de las cuatro unidades generando 140 MW/h cada una, de los 193 que pueden producir.

En tercer lugar está la Planta Pedro Camejo de Los Guayos, que trabaja a 35,48% de su capacidad desde octubre (110 MW/h de 310 MW/h), tras ser una de la mejores instalaciones turbo gas del país. Pero una de sus dos unidades fue llevada a más del límite establecido por el fabricante, de 48 mil horas de servicio o dos mil 400 arranques, y colapsó. La otra está siendo llevada al mismo camino.

En Valencia está instalada la Planta del Este y una de Generación de Distribuida que en la suma deberían contar con 234 MW/h. Pero la primera trabaja apenas a 21,28% de su capacidad, mientras que la otra lo hace a 53,66%, para aportar en conjunto 80 MW/h. También se cuenta con la Planta Castillito en San Diego, que solo genera 30 MW/h de los 60 MW/h para los que fue concebida.

En el estado Aragua está la Planta José Félix Ribas, en La Cabrera, con dos unidades de 171 MW/h cada una que presentan síntomas severos de deterioro que hacen que solo generen 280 MW/h entre ambas. El SEN en la región se completa con la Planta Turboven, ubicada en San Jacinto, que fue expropiada por el Gobierno en marzo de 2010 y que trabaja a 41,67% de su capacidad, y la Planta de Generación Distribuida de Maracay con un aporte de 10 MW/h que representan 62,5% de lo que es capaz de producir.

En total se cubre solo 48% de la demanda en la región, calculada en dos mil 500 MW/h. ¿La causa? Falta de inversión en mantenimiento preventivo, que incluye sustitución de piezas importadas para los que no cuenta con fluidez de caja en bolívares ni dólares. Recientemente, desde Fetraelec se advirtió que Corpoelec está en la quiebra. Para su funcionamiento al 100% necesita 400 millones de bolívares al año. Pero solo alcanza 6,25% de ese monto con la facturación de 25 millones. Se trata de un déficit de 325 millones de bolívares que se evidencian en las constantes fallas en el servicio.

Corpoelec sin flujo de caja: Déficit de Bs. 325 millones pone en riesgo su operatividad

INVERSIÓN PERDIDA

En términos de recursos en la era de la revolución se han destinado — entre 1999 y 2016 — cerca de 140 mil millones de dólares, de acuerdo a cifras de Aguilar. El mayor receptor de esos recursos ha sido la fase de generación en aproximadamente 62%, a expensas de la transmisión (torres y líneas eléctricas de alto voltaje) y de la distribución (subestaciones y líneas de menor voltaje que están más cerca de los usuarios del SEN).

Parodójicamente en lo que más dólares se ha invertido (plantas eléctricas para la generación de megavatios) es lo que en peor condiciones está en la actualidad “y representa la mayor piedra de tranca técnica para reactivar el SEN”.

La demanda de consumo eléctrico del país es de 23 mil MW/h, pero Corpoelec no puede satisfacer más de 17 mil MW/h, por eso ocurren tantos apagones. “Eso es inexcusable después de tanto dinero mal invertido”.

OTRAS CAUSAS

El déficit de la generación termoeléctrica no es el único factor determinante de los constantes cortes. El analista en sistemas eléctricos, José Aguilar, explicó que hay varias razones de las persistentes fallas en el servicio. Una de ellas tiene que ver con las condiciones climáticas que provocan que el sol en horas del mediodía ya se encuentra repartiendo su luz  sobre el territorio nacional y eso eleva la demanda.

El proceso de la influencia solar durará hasta finales de mes de mayo y al no haber suficientes MW/h disponibles y confiables se incrementarán las interrupciones y ocurren racionamientos no avisados para tratar que el SEN no se vuelva más inestable.

Así como hay deficiencias en la producción de crudo petrolero también las hay con el combustible que pueda ser quemado para elaborar energía eléctrica. Ese es otro problema que enfrenta la industria, explicó César Ruiz, profesor de ingeniería eléctrica de la Universidad de Carabobo (UC).

Otro factor se encuentra en el sur de Venezuela. El Guri tiene agua pero su generación es restringida, porque la región Guayana opera a niveles de los mil 970 MW/h de los 14 mil que tiene de capacidad de generación hidroeléctrica junto a Macagua y Caruachi, y eso deja menos MW que se pueden transferir hacia el resto del país. Los límites obedecen a que ocho de sus 20 unidades están fuera de servicio.

A esto se le suma que la demanda, aunque retrocedió una década, no puede ser cubierta por la falta de mantenimiento de las plantas eléctricas. “La falta de suficiente potencia confiable en la generación del SEN forza la transmisión y la distribución a voltajes y corrientes difíciles de controlar, lo que deriva en mayores daños para estas dos últimas fases de la cadena de producción eléctrica”.

RACIONAMIENTO SIN OFICIALIZAR

Desde Corpoelec no hay información oficial que justifique los cortes. “La realidad es que están racionando con la intención de no consumir las reservas de agua, por temor a que se repita la situación del año pasado, aun cuando en esta oportunidad no exista la justificación del fenómeno de El Niño”, aseguró Ruíz.

Los cortes son un mecanismo de racionamiento, no son para hacer mantenimiento, que implica sustitución de materiales y equipos que no se está haciendo. A diario los trabajadores de Corpoelec informan sobre la escasez de materiales y equipos, de repuestos de vehículos, de aisladores, transformadores, cortacorrientes y pararrayos. Si no se dispone de esos implementos no es posible hacer mantenimiento.  

Ruiz resaltó que en la estatal existe personal de primera línea, profesionales, técnicos y obreros, pero la escasez de repuestos y la falta de actualización técnica conspiran contra la eficacia de su comportamiento. “También es grave la actitud del personal de alto nivel ejecutivo de justificar las fallas como actividades de saboteo con fines políticos, en lugar de reconocer que es una consecuencia de la obsolescencia de los equipos, de la falta de mantenimiento oportuno y eficaz y de la desprofesionalización del sector eléctrico. En las unidades gerenciales de las  empresas del sector eléctrico, la lealtad política no es una alternativa a la formación técnica del personal”. Pero ha sido determinante para que en casas como la de María Acosta y las del resto de la población del centro del país, los apagones sean ya una costumbre.

Cortes eléctricos afectaron sectores de Valencia y Naguanagua




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.