Al despertar sudorosa, Magaldy Arráiz abrió su pastillero y se dio cuenta que las medicinas de la tensión se le habían agotado. El día aclaraba y le hubiese gustado ir a la farmacia para comprarlas, pero debía regresar a la estación de gasolina antes que pasaran la lista.

No abrió la nevera antes de salir porque no quería recordar que tampoco ha podido hacer mercado en los últimos 10 días que lleva en la cola del combustible a precio subsidiado.

Arráiz llegó a la E/S Santa Ana de Naguanagua, Carabobo, y encontró una fila era interminable.

Eran las 6:30 de la mañana cuando escuchó que una voz gritaba una mezcla de apellidos, cédulas de identidad y terminales de placa. Ella es la número 107.

En la estación Naguanagua (avenida Bolívar vieja) el comerciante Ramón Gómez está preocupado porque en los siete días que lleva en la cola no ha podido trabajar. “He dejado de facturar por estar aquí. Y una cosa conlleva a la otra: sin combustible no me puedo mover”.

gasolina carabobo
En la estación Naguanagua no llega combustible desde el pasado viernes.

Paciencia al límite en E/S Paramacay

Pocos metros adelante, en la misma avenida Universidad, se asoma una hilera de carros estacionados. Es la fila para cargar combustible en la E/S Paramacay. Impacientes, ya acumulan hasta 9 días en cola en una estación que no recibe gasolina desde el jueves. Este lunes tampoco hubo despacho, porque la gandola accidentada el viernes impedía que otro vehículo de este tipo pudiese descargar el combustible.

Eduardo Espinoso, de 66 años de edad, está indignado. Camina de una lado a otro sin perder de vista la cola. De momentos aflora la rabia avivada por el mal dormir en el asiento trasero de su carro. Gracias a los amigos que hizo en la cola ha podido  ir brevemente a su casa para bañarse y comer, pero tiene una semana sin acudir a su trabajo y le preocupa perderlo. “Me parece un abuso del Gobierno. ¡Estamos hartos de esta mentira!”, exclamó.

Cerca de Espinoso, un hombre de la tercera edad apoyado en un bastón se mueve con dificultad cerca de su vehículo. Una señora de garganta seca y voz rasgada suplica al gobernador Rafael Lacava que solucione el déficit del combustible. Otra mujer de ojeras relucientes, cansada de pernoctar, exige respuesta.

Entre las voces un hombre se pregunta cómo será posible que con la escasez de combustible, los candidatos de Nicolás Maduro a las parlamentarias puedan obtener un solo voto.

Gasolina carabobo
En la E/S Llano Petrol e Guacara los usuarios sólo ven llegar gandolas de gasoil.

Guacareños pasan hambre en las colas

En la E/S Llano Petrol de Guacara Ruth Barreto confiesa con desánimo que lleva noches sin comer.

Barreto cumple 13 días en la cola. Despierta temprano para cumplir con la tarea que le asignaron sus vecinos: pasar lista. Casi 400 vehículos se encuentran anotados en el cuaderno y todavía hay carros en la fila que no se han registrado.

Las reservas de alimentos en su casa se agotan. Si no se salta la cena, se restringe el desayuno para que sus hijos alcancen a comer lo poco que queda en su cocina.

Cercano a Barreto, Luis Carta lleva dos semanas sin trabajar. Se indigna cuando ve llegar a la estación gandolas de gasoil y ninguna de gasolina. La quincena anterior sólo le permitieron llenar el tanque con 30 de los 60 litros que aún tenía disponible en el mes.

Carta se resigna a seguir esperando. “Son días de trasnocho. Tenemos 13 días sin laborar comiendo lo poco que nos queda”.

Lea también: La falta de gas doméstico se agudiza en Valencia de manera constante




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.