Se habla y escribe mucho de diversas analogías de transiciones de despotismos a procesos de apertura democrática.

Analogías con situaciones de otros países y con experiencias fructíferas del nuestro. Pienso que debemos ser cautelosos con las analogías.

En el caso de la tragedia nacional, muchas de esas analogías son impropias, o simplemente no son analogías. Creo que estamos en un terreno inexplorado, y las similitudes superficiales con otras realidades, pueden oscurecer y no iluminar.

Variadas analogías se hacen con precedentes en los que existía un Estado nacional y un ambiente de desarrollo económico. Nada de eso existe entre nosotros.

Ni por las buenas ni por las malas, es el parecer de los mandoneros del poder. Corresponde no asirnos a analogías inútiles, sino forjar un camino propio. La fuerza constitucional existe para ello.

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Puedes unirte a nuestros canales
Telegram: https://t.me/titularesec
Whatsapp:
O si prefieres nuestro grupo en WhatsApp:
Con gusto te enviaremos las noticias más relevantes del día

También puedes seguirnos en Google Noticias:




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.