autopartes
(Foto: Archivo)

Todas las puertas parecen estar cerradas para la producción de autopartes en Venezuela. Las trabas sobran y son evidentes en los números que indican que las ventas para el sector se redujeron en más de 85%.

2007 fue el pico máximo de producción de la industria automotriz. Las ensambladoras totalizaron 170 mil vehículos, mientras que las autopartistas vendieron alrededor de mil millones de dólares, una cifra que en 2022 fue de apenas 140 millones, según datos del presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productores Automotores (Favenpa), Omar Bautista.

Las causas de este declive son variadas. En principio, la caída de la manufactura de automóviles se replicó en las plantas de autopartes. 40% de las ventas del sector depende del suministro a las ensambladoras de vehículos que están paralizadas.

Este año solo se han fabricado camiones “y apenas se han hecho 47 camiones, eso no es nada comparado a lo que históricamente se ensamblaba anualmente que eran 100 mil vehículos, en promedio”.

Algunas de las empresas productoras de autopartes que eran proveedoras exclusivas de las ensambladoras se han diversificado para no cerrar. “Fábricas de asientos, de aires acondicionados, de algunas otras piezas metalmecánicas atienden ahora a otros sectores como el ferretero, construcción, y eléctrico”.

Crisis multifactorial

La paralización de la producción de vehículos fue el detonante de una crisis que sigue aumentando. Como un año muy difícil y complejo definió Bautista el 2023.

“Hemos tenido muchos problemas con las importaciones de productos similares a los que se producen en el país y que no pagan impuestos, eso compite deslealmente con la producción nacional”.

autopartes
Omar Bautista, presidente de Favenpa (Foto: Dayrí Blanco)

Bautista relató que también hay ventas que se hacen sin factura para evadir los tributos, mientras que las fábricas nacionales están obligadas a emitir facturas y a pagar impuestos.

A esto se suman las fallas de electricidad, “sobre todo este último trimestre le han pedido a empresas localizadas en Aragua y en Carabobo que deben generar su propia electricidad, pero no tienen lo recursos para hacerlo ya que se requieren grandes inversiones”.

Actualmente, las empresas afiliadas a Favenpa trabajan a 20% de su capacidad instalada y es probable que eso disminuya si se mantienen los problemas, como la escasez de combustible, como el gasoil que necesitan los camiones para distribuir las mercancías, pero que pasan hasta tres días colas de estaciones de servicio.

“Seguimos trabajando muy duro. hay una capacidad disponible del 80% de nuestras plantas, confiamos que, si el país tiene mejores ingresos en 2024, se mejoren y reparen las fallas de electricidad y refinación de combustible para dar oxigeno a la fabricación de autopartes”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.