Trofeo de la Champions League (Foto Archivo)

Quince años después del “Milagro de Estambul” que hizo entrar al Liverpool de Rafa Benítez y Xabi Alonso en la leyenda, la megalópolis turca debía albergar el sábado su segunda final de la Liga de Campeones, pero la pandemia del coronavirus ha cambiado todo.

El 23 de marzo, la UEFA suspendió la Champions hasta nueva orden y la fecha y lugar de la final están ahora en el aire. La prensa ha incluso especulado con otras sedes alternativas para ese partido.

La Federación Turca de Fútbol (TFF) espera que la final pueda jugarse en Estambul en agosto, pero la UEFA no lo confirmó y está prevista una decisión en su Comité Ejecutivo del 17 de junio. Mientras tanto, los aficionados turcos se llenan de impaciencia y esperan que el partido se juegue en su país.

“Albergar una nueva final en Estambul, tras el partido histórico de 2005, sería un orgullo”, señala Atakan Bodan, miembro de los ultrAslan, principal grupo de hinchas del Galatasaray. Además, Estambul “es una ciudad de fútbol, tenemos pasión”.

– Muchas dudas –

Todos los aficionados al fútbol recuerdan la final de la Champions de 2005 en Estambul y la victoria del Liverpool frente al Milan, que ganaba por 3-0 al descanso. La final de la edición de 2020 debía tener lugar el sábado en el mismo recinto, el estadio olímpico Atatürk.

¿Pero será así al menos dentro de unas semanas? Nada parece seguro y el viernes el diario estadounidense New York Times, citando a “una persona cercana al asunto”, publicó que el lugar de la final podría ser modificado. El prestigioso diario asegura que la UEFA considera “un cierto número de lugares como alternativa” y que hay reuniones previstas con los dirigentes turcos. Por su parte, la radio española Cadena Cope citó como posibilidad Lisboa, mientras que Sky Italia habló de Alemania.

Preguntada por la AFP, la UEFA se limitó a señalar que contemplaba “todas las opciones” sobre el calendario y el formato.

La Federación Turca tampoco se pronunció sobre el cambio de sede. “Sea cual sea el escenario, estamos preparados”, había afirmado con anterioridad la TFF, destacando las infraestructuras y el balance de Turquía en la pandemia.

Ankara afirma haber “controlado” una epidemia que, según las cifras oficiales, ha causado unas 4.500 muertes y 160.000 casos.

En cuanto a infraestructuras, Estambul, un destino turístico de primer orden, dispone de un importante parque hotelero. Y además del estadio Olímpico Atatürk, la ciudad puede poner a disposición los campos del Galatasaray, Fenerbahçe y Besiktas. Este último albergó en agosto pasado la Supercopa de Europa ganada por el Liverpool a expensas del Chelsea.

“No espero ningún problema en términos de logística. La principal inquietud es saber si los aficionados van a poder venir”, afirma Emre Sarigül, cofundador del sitio especializado Turkish Football.

– “Mejorar la imagen” –

Mientras tanto, como para proyectar una imagen de normalidad, la TFF anunció la reanudación del campeonato turco para el 12 de junio, pese a la oposición de jugadores y entrenadores.

Para Turquía, más allá del aspecto deportivo, albergar la final de la Champions reviste una importancia económica y turística. Cuando el turismo -sector económico crucial en Turquía- se vio duramente impactado por la crisis del coronavirus con la suspensión de vuelos, la disputa de un evento deportivo tan importante representaría un empujón que sería bien recibido.

“Turquía tiene un problema de imagen y, de manera general, albergar eventos importantes es siempre benéfico. Representa la oportunidad de promover el turismo en Estambul y en el resto del país”, estima Sarigül.

Para Erden, del grupo de aficionados de Fenerbahçe, el gobierno quiere “utilizar” la final de la Champions para “mejorar su imagen” cuando “la gente está agobiada por la pandemia y los problemas económicos”.

Bodan, de los ultrAslan, estimó que si la situación sanitaria se degrada de nuevo, “habrá que anular la competición”. Pero en ese caso, “se tendría que jugar la final de 2021 en Estambul. Es nuestro derecho”. añadió.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.