Foto Carolina González

Oscar Echenique quiere ver a su hijo. Ante las acusaciones de su expareja, Elwimar Landaeta, sobre supuesta violencia de género, aseguró que las denuncias son falsas y que solo buscan alejarlo de su hijo, por quien mantiene una lucha en tribunales que le permita retomar el régimen de visitas al que tiene derecho.

En declaraciones ofrecidas para El Carabobeño, Echenique narró la historia que ambos han mantenido desde hace casi 10 años, tiempo en el que Landaeta lo acusó por presuntas agresiones en su contra.

Echenique narró que en febrero de este año introdujo ante la fiscalía 21° de Carabobo una orden de arraigo nacional. Lo motivó el hecho de que desconoce el domicilio de su hijo y teme que su madre, Elwimar Landaeta, se lo lleve del país. “No entiendo cómo ella dice que tiene miedo de mi, si yo no se dónde está mi hijo, que vive con ella”.

En retrospectiva, Oscar Echenique contó que en el año 2013 tuvo una discusión con Landaeta, que terminó con la separación. La mujer lo denunció por violencia de género.

Una orden de alejamiento le fue impuesta por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, subdelegación Las Acacias, cuyos funcionarios  además le informaron a Echenique que no podía acercarse a su expareja, ni siquiera a través de una tercera persona. Esa medida le habría perjudicado en una oportunidad en la que se encontró por casualidad en un parque de Valencia con su hijo e intentó abrazarlo. Landaeta lo denunció nuevamente, esta vez por violar la orden de alejamiento.

En esa oportunidad, Echenique decidió presentarse de manera voluntaria al Cicpc donde lo dejaron detenido por violar la orden de alejamiento impuesta por las autoridades.

Ante el deseo de estar con su hijo, decidió acudir a la Fiscalía 21° a solicitar, mediante una ejecución forzosa, un régimen de convivencia. Por mutuo acuerdo quedó establecido que podía buscar a su hijo cada 15 días y compartir con él de 10:00 de la mañana a 5:00 de la tarde. Ahora fue Landaeta la que incumplió este acuerdo.

Según contó, la mujer cambió la historia diciendo que había un régimen de convivencia cerrado, según el cual él tenía que visitar a su hijo en el patio de la casa de ella. Echenique reconoce que uno de esos días cometió el error de intentar llevarse a su hijo a dar un paseo. “No fue un intento de secuestro como ella dice. Lo quería llevar al cine y compartir un rato solos mi hijo y yo”.

En ambos casos Echenique asegura que logró demostrar su inocencia, pero Landaeta insistió en denunciarlo. “Ella descubrió que denunciándome me aleja del niño. Utiliza a los organismos de seguridad y jurídicos, manipula con sus historias para que me alejen del niño”.

Poco después de ese episodio, Echenique salió del país con destino a Perú para realizar estudios de teledespacho aduanero. Era cerca del año 2018. Regresó en el 2020 y en enero de 2021 acudió a una audiencia que había solicitado con anticipación y a la cual Landaeta no asistió. Este proceso cursa ante el Tribunal 4°, con conocimiento de la Fiscalía 21°, y la intención era retomar el régimen de convivencia para poder estar con su hijo.

Echenique relató que la citación a Ewilmar Landaeta no se ha podido entregar porque ella cambió de domicilio y se desconoce donde reside junto a su hijo en este momento. Hasta diciembre de 2020 vivió en un apartamento que le cedió el abuelo del niño, papá de Oscar Echenique. “Todo este tiempo mi papá la ha apoyado, no solo con una vivienda, sino con el tratamiento del niño, cuyos gastos sufragó íntegramente”.

Fue entonces que en febrero de este año decidió solicitar la orden de arraigo nacional para evitar que Landaeta, cuyo paradero desconoce, se lleve a su hijo del país.

Ocho años después de aquel episodio en el que resultó denunciado por violencia de género, y del cual dice haberse librado, Echenique sigue luchando por estar junto a su hijo, a pesar de lo que, asegura, son calumnias de quien fuera su pareja.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.