Foto Cortesía
COMPARTE
Hernando Herrera, residenciado en París, dejó sus especialidades de matemáticas e ingeniería por el arte y se dedicó, por entero, al cinetismo lo cual lo ha convertido en una referencia en la capital francés.
“El cinetismo es una especialidad que no ha perdido vigencia y, teniendo yo una formación científica para impartir educación en universidades de Venezuela y Francia, opté por la investigación del lenguaje y del color, que son principios del cinetismo, como lo han demostrado maestros tales como Vasarely, Soto, Cruz Diez, Agam y tantos otros artistas”, dijo Hernando Herrera en entrevista realizada por el periodista Claudio Emilio Pompilio Quevedo, director editor de la revista La Vie Charmant,de París.
Su educación se desarrolló en el medio artístico de Valencia, su ciudad natal, pues su padre el poeta y animador cultural, don Felipe Herrera Vial, lo llevaba siempre al Ateneo de Valencia, cuyo Salón de Arte Arturo Michelena,el centro de “avant garde” más prestigioso del país y a la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena, dirigida por el pintor de mayor prestigio de esta ciudad, Braulio Salazar .
En un principio trabajaba con una gama de colores acrílicos limitada, con los colores primarios: rojo, verde y azul, y sus declinaciones, para luego descubrir el uso de la nueva tecnología digital con algoritmos o softwares que le permiten combinarlas para crear el efecto cinético y el arte óptico como parte de sus propuesta artística sobre el esplendor y belleza de los colores y su combinación como expresión de armonía yo de contrastes unidos a la luz.
Hernando Herrera llegó a París, hace varias décadas, como agregado diplomático de la embajada de Venezuela en Francia, para la dirección académica y administrativa de los becarios de la Fundación Gran Mariscal de Ayacucho, hoy lamentablemente al servicio de las parentelas de los funcionarios del régimen chavista en el poder desde 1999.
¿Cuáles han sido lo mejores logros que usted ha obtenido fuera de su país?
-Mis mejores logros han sido impartir enseñanza de matemáticas, en Paris, y obtener un reconocimiento del gobierno francés como “Chevalier de l’ Ordre National du Merite”, firmado por uno de los más distinguidos hombres políticos franceses, el presidente , monsieur François Mitterrand.
Mi gran decepción es el no poder volver a Venezuela porque no me dan pasaporte venezolano. Afortunadamente tengo la ciudadanía francesa que me permite viajar por todo el mundo, menos por el país que me vio nacer.
Este año voy a participar en el Salon D’Automne 2017, en octubre, en Le Grand Palais, de París. Quisiera exponer en Venezuela para que mis paisanos apreciaran mi trabajo, pero, dadas las circunstancias políticas, me es imposible cumplir este anhelo.
Y en Venezuela, ¿existe alguna posibilidad de mostrar su trabajo más reciente?
– Dadas las circunstancias políticas, como expresé anteriormente, no tengo planteado exponer allá’. Más adelante, si las cosas cambian.
¿Cuál lección podría transmitir a los jóvenes artistas para crear una obra importante ,como la que usted ha logrado realizar en París?
-El trabajo artístico, como todo trabajo científico, solicita perseverancia, cometer errores y aciertos y, sobretodo, humildad. Lo que se realiza hay darle mucha seriedad y constancia sin esperar los aplausos del público.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.