(Foto cortesía)

El inicio de año quedó trastocado para los habitantes de varios sectores de Valencia y Naguanagua. La falta de un servicio tan básico como el de agua corriente a través de tuberías desde hace al menos cuatro días les impide realizar labores cotidianas como cocinar o bañarse, así como también cumplir con el lavado constante de manos para prevenir la COVID-19.

En la mañana del domingo 3 de enero Hidrocentro publicó a través de Twitter que su personal se encontraba solventando la falla operativa en la Planta Potabilizadora Alejo Zuloaga, que sirve a los municipios de la Gran Valencia, para  retomar el bombeo en horas de la tarde de ese mismo día hacia sectores de la zona centro norte de la capital carabobeña y Naguanagua.

https://twitter.com/Hidrocentro2011/status/1345757567797121029?s=20

Sin embargo, ya han transcurrido más de 24 horas desde que la empresa estatal realizó el anuncio y hasta el mediodía de este lunes 4 de enero las tuberías de las viviendas afectadas por la falta del servicio siguen secas. A la 1:11 p.m. Hidrocentro puntualizó que su personal “continúa ejecutando trabajos para solventar falla eléctrica” en la planta potabilizadora y reiniciar el bombeo hacia los sectores que son abastecidos por el Sistema Regional del Centro I.

Mariana Ramírez vive en el la urbanización Mañongo, en Naguanagua. Aseguró que desde el 31 de diciembre no cuenta con el servicio, pero ha logrado sobrellevar la situación a medias gracias al tanque subterráneo de su edificio, que ya está por quedarse vacío. La junta de condominio decidió colocar el agua durante una hora cada día para más de 100 apartamentos.

(Foto cortesía)

“Estar en estas condiciones hace que todo sea más difícil. Yo trato de recoger toda el agua que puedo en la noche, cuando prenden la bomba por una hora”, señaló Ramírez. “El otro tema es que por la falta de gasolina hasta ir a recargar los botellones de agua potable a diario es imposible”.

Luis Sifontes calificó como caóticos los primeros cuatro días del 2021. La causa: desde el 1° de enero no ha entrado ni una gota de agua al tanque de su casa, en una urbanización al norte de Valencia. Incluso las reservas que tenía fuera del tanque, en pipotes y hasta en una cava, ya comienzan a agotarse.

(Foto cortesía)

Por su parte, el alcalde de Naguanagua, Gustavo Gutiérrez, detalló que el 1° de enero una falla impidió que los motores de la planta Alejo Zuloaga arrancaran, por lo que el bombeo de agua se ha visto interrumpido desde entonces. Además, aseveró que le ha estado haciendo seguimiento al problema junto al gobernador de Carabobo, Rafael Lacava.

“Hemos estado muy pendientes para que este servicio se restablezca y hoy Dios mediante vamos a tener otra vez el servicio de vuelta en horas de la tarde”, informó a través de un video. “Sabemos (…) las molestias y rabia que puede generar esto”.

La falla en la planta Alejo Zuloaga es solo la punta de iceberg del gran problema que existe en Carabobo con la calidad y distribución del agua. En Naguanagua hay comunidades que tienen hasta seis meses sin el servicio. Se trata de más de 14 mil familias, que viven entre el puente de Bárbula y Colinas de Girardot.

Los vecinos de urbanizaciones como La Esmeralda, en el municipio San Diego, también están en la misma situación: secos. Según reportes, tienen más de un mes sin agua debido a la paralización de los pozos I y III.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.