COMPARTE

 

No existe persona, salvo una que otra, que conozca hora y minuto en que el actual régimen sucumbirá. Lo que sí es evidente es que la satrapía que gobierna Venezuela saldrá en un tiempo relativamente corto, a eso aspira el 85% de nuestros compatriotas.

La justicia caerá como un mazazo implacable contra los responsables de esta catástrofe

Sospechamos que una vez echados de Miraflores pasará un lapso indefinido para que tengan opción de recuperar el poder. La justicia caerá como un mazazo implacable contra los responsables de esta catástrofe que hoy sufre el pueblo venezolano, tan cerca del canibalismo, como a punto de la dieta antropofágica.

Mientras tanto, los jerarcas rojos, holgadamente millonarios, después de ser “unos patas en el suelo” como públicamente dijera en una crisis de sinceridad el comandante eterno Hugo Chávez Frías. El país no suprime su descenso; en su desplome hasta introducirse en la sima (así, con ese) por un proceso erosivo como consecuencia de una codicia obsesiva de atesorar dinero mal habido. Esa es la genuina peste socialista. Además, “hay hambre en el cerebro” como dijera en su crónica dominical Leonardo Padrón.

De allí la histeria colectiva tras un pueblo que deambula en busca de comer lo que encuentre en los basureros, o escudriñando donde conseguir una medicina para cualquier enfermo de la familia. Por la otra parte una dirigencia política que desea vehementemente salir de esto ahora mismo: sin tener armas, ni un poco de pólvora para enfrentar los instrumentos bélicos del oficialismo.

Quizás algunos interesadamente desentendidos no le han dado la importancia a las validaciones de los partidos políticos: Alianza Progresista. Voluntad Popular.  Primero Justicia, próximamente lo harán Acción Democrática, Proyecto Venezuela y Un Nuevo Tiempo. Esto se traduce en que el pueblo rechaza con todo su ímpetu al actual régimen, y que responde cuando las necesidades lo requieren.

Bastante se ha hablado de las trabas del Consejo Nacional Electoral para impedir que los partidos democráticos cumplan con la solicitud que le hiciera el mismo órgano electoral. Sin embargo, todos esos obstáculos fueron sorteados, no por el hecho de que las cuatros rectoras no tuvieron la maña de colocar los obstáculos, no. Sino que los pueblos cuando se proponen salir adelante, sin desmeritar por supuesto el esfuerzo de las organizaciones políticas, sencillamente lo logran, y Venezuela dista mucho de ser la excepción de ese aforismo.

El grito desgarrador de “tenemos hambre” esa frase conmovedora, fuerte y poderosa, toca los sentimientos más sublimes y motiva incluso dar la vida de ser el caso. De allí la inquietud de organizaciones internacionales como la OEA, por ejemplo, y de gobiernos extranjeros por lo que pueda suceder en el país. Eso lo ve el mundo entero, menos los maleantes, naturalmente.

Rótulo: Agradezco al alcalde de Valencia Miguel Cocchiola, y a los miembros del Consejo de la Orden, el otorgamiento de la Orden Ciudad de Valencia, en su primera clase.

garciamarvez@gmail.com

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.