Entre los principales biógrafos del Libertador, conocidos como “los evangelistas”, figuran: Ramón Azpúrua, natural de San Carlos, el general irlandés Daniel Florencio O Leary, y los caraqueños, el sacerdote y general de división José Félix Blanco y el abogado Felipe Larrazábal; éste último, nació en Caracas el 31 de julio de 1816, del matrimonio de Juan Santos Larrazábal y Doña Carmen Betancourt.

Los aciagos momentos de la lucha emancipadora, obligaron a la familia trasladarse a Madrid.

Junto a sus hermanos Juan Manuel y José Antonio, realizaron los estudios de formación; también los idiomas italiano, francés, inglés y griego.

Paralelamente recibieron una excelente preparación musical, continuada al regreso en 1830, con el reconocido profesor Atanasio Bello Montero.

A los veintitrés años Felipe incursionó en la política nacional, destacándose como buen orador y como articulista.

Se incorporó al partido Liberal en agosto de 1840, organización fundada por el polémico Antonio Leocadio Guzmán, opuesto al Partido Conservador que gobernaba desde el nacimiento de la República.

Obtuvo el título de Abogado en la Universidad Central de Venezuela en 1842.

El interés por promover sus ideas liberales, lo motivaron a fundar en 1845 su medio impreso “El Patriota”.

El general José Tadeo Monagas, opositor de Guzmán, triunfó en las elecciones realizadas en 1846, sin embargo convocó a varios políticos adversarios, entre los cuales está Larrazábal, a quien designó en cargos públicos entre 1848 y 1850; Diputado entre 1852 y 1854.

Aportó importante ideas en la discusión de la Ley de Abolición de la Esclavitud, aprobada por el Congreso con el visto bueno del presidente José Gregorio Monagas, hermano de José Tadeo; importante Ley promulgada el 24 de marzo de 1854.

Larrazábal se desempeñó como docente de Derecho Político en la U.C.V; publicó su conocida obra “Principios del Derecho Público”.

En base a sus investigaciones y material recopilado entre 1850 y 1862, preparó su valiosa obra: “Vida y Escritos del Libertador” editada en 1864.

Sin olvidar su formación musical, fundó en Caracas en 1868, el Conservatorio de Música.

Larrazábal se reunió con Matías Salazar “Matiítas”, para conspirar contra Guzmán Blanco; éste se comportó benévolamente, desterrándolos en 1871 a Curazao, dándole veinte mil pesos a Matías y diez mil a Larrazábal.

Dinero que ambos aprovecharon para comprar armas y preparar una invasión.

Las acciones militares las inició “Matiítas” por el Arauca a comienzos de 1872, entre Cojedes y Carabobo, culminando con el fracaso en Tinaquillo y Nirgua.

“Matiítas” es capturado y fusilado cerca de Tinaquillo el 17 de mayo de 1872; sin considerarse que estaba eliminada la Pena de Muerte con el conocido Decreto de Garantías emitido por el Gral. Juan Crisóstomo Falcón el 18 de agosto de 1863.

Ante las amenazas que recibía y sus bienes confiscados en Venezuela, Larrazábal optó dirigirse desde esa isla hacia Nueva York, con la idea de continuar rumbo a Francia.

El 23 noviembre de 1873, perdió la vida al chocar en aguas del Atlántico los buques “Ville du Havre” donde se encontraba y el “Lacharn”.

El ilustre paisano llevaba cerca de tres mil folios manuscritos sobre diferentes investigaciones históricas y musicales.

Escribió sobre asuntos jurídicos y económicos; considerado con mucha razón como uno de los músicos y compositores más sobresalientes que tuvo nuestro país en el siglo XIX.

Una de sus obras fundamentales: “Trío para piano, violín y violoncelo”.

El destacado escritor Rufino Blanco Fombona, reeditó los dos primeros volúmenes y el tercero salió a la luz gracias a la acuciosidad del editor Don José Agustín Catalá.

Eumenes Fuguet Borregales. [email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.